Acusaciones por evasión y cargamento de droga

¿Faltan controles aduaneros en los puertos? Agroexportadoras lo desmienten enfáticamente

Las terminales fluviales de la región rechazaron las denuncias públicas y admiten las verificaciones de organismos estatales. "Es una de las actividades más controladas y reguladas en todo el país", indicaron los empresarios


La Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPA) desmintió enfáticamente las denuncias públicas lanzadas por distintos sectores, en especial políticos, que indican la falta de control estatal legal en las terminales portuarias cerealeras, en particular las ubicadas entre San Lorenzo y Timbúes, como también aquellas al sur de Rosario.

“Todas las balanzas de embarque de granos y subproductos de las terminales portuarias son verificadas y certificadas anualmente por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y cuentan con habilitaciones -también anuales- de la Dirección General de Aduanas (DGA). Esos sistemas de esas balanzas están conectados en línea con la autoridad aduanera y la emisión de los tickets de pesaje tienen el control aduanero previo correspondiente”, detallaron.

Por otro lado, según indicaron, todas las terminales fluviales cuentan con personal perteneciente a la Aduana in situ mientras se desarrollan las operaciones.

“El sector portuario en general y el agro exportador, en particular, son objeto de numerosos controles de distintas reparticiones del Estado, como las que ejercen Prefectura Nacional Argentina, Dirección General de Aduanas, AFIP y SENASA, entre otros. Por ello, la afirmación que este sector carece de controles es falsa, por el contrario, se trata de una de las actividades más controladas y reguladas del país; quien diga lo contario es, al menos, irresponsable y refleja un profundo desconocimiento sobre la supervisión que existe en la actividad, y desde hace muchos años”, agregaron.

Entre las explicaciones aportadas también especificaron que deben declarar, diariamente, sus existencias de mercadería a la AFIP, y registrar las supervisiones privadas que sean contratadas por sí o por terceros, por ejemplo clientes que controlan el peso y la calidad de lo que se embarca. Ello obra a que, de ser necesario, pueda “cruzarse” estos datos y detectar cualquier tipo de diferencia.

Para concluir, volvieron a ratificar su postura: “Las terminales portuarias de granos desmentimos enfáticamente que carezcan de controles aduaneros”.

Vale recordar que las acusaciones públicas a la que esta Cámara hace referencia provienen desde distintos sectores, muchos de ellos políticos, que indican que desde los puertos de la región se evade y se cargan drogas.

10