Vaciamiento y desmantelamiento

“La Refineria San Lorenzo, difícilmente vuelva a reactivarse”

Desde el Sindicato Petrolero fueron contundente sobre el futuro de la destilería, hoy en manos de YPF. "Proyectan desmantelarla y convertirla en una planta de distribución de naftas importadas"


El secretario general del Sindicato del Petróleo, Gas y Biocombustibles de San Lorenzo, Rubén Pérez, fue contundente al ser consultado sobre el futuro inmediato de la Refinería local.

“Difícilmente sea reactivada”, precisó, y para sostener tal postura esgrimió que en el país, y a instancias del actual gobierno, “hay un proyecto energético muy claro que está en el ADN de esta gestión y que no contempla que el Estado intervenga para salvar a la empresa«, indicó.

La Refinería San Lorenzo pasó a manos de la compañía petrolera estatal a fines de septiembre pasado luego de varios meses de incertidumbre sobre los puestos de trabajo que empleaba y su futuro industrial; tras la debacle de Oil Combustible y el desfalco que su dueño, el empresario “K” Cristobal López, emprendió contra las arcas del fisco, hicieron posible lo que los sanlorencinos siempre creyeron como imposible: que la destilería se cerrara.

Cuando YPF tomó el control, retomó alrededor de un centenar de empleados de los casi 400 que contenía en su etapa anterior. Y mantuvo paralizado su sistema de producción, dedicándose solo al uso de tanques de almacenamiento y muelle para la recepción y distribución de naftas.

“Actualmente la planta no produce y no sabemos las consecuencias que esto pueda traer en materia de abastecimiento”, explicó el gremialista, además de advertir que tampoco saben las dificultades técnicas que acarrearía tanto tiempo sin funcionamiento, si es que se decidiera reabrirla.

Para Pérez, “hay una intencionalidad en el vaciamiento de la empresa para su desmantelamiento como refinería”, y según él se convertiría “en una planta de almacenamiento y distribución de naftas importadas”, que es lo que de hecho está sucediendo.

Respecto a los puestos de empleo perdidos, también tuvo un pedido especial: “Reclamamos que todos los compañeros que quedaron sin trabajo, recuperen sus cargos; esos despidos no obedecieron a problemas técnicos o empresarios, sino a decisión política y mediática que dejó a las familias petroleras de la zona en el medio de un conflicto que no son parte”.

Los trabajadores que conservaron sus fuentes laborales hoy están afiliados al Supeh (Sindicato Único Petrolero e Hidrocarburífero).

Fuente: surtidores.com

 

10