Pelotazo mortal

Murió tras atajar un penal poniendo el pecho para que rebote la pelota

El deportista tenía sólo 17 años. Tras la atajada salió corriendo a festejar, pero a los metros se detuvo cayendo al piso. Lo llevaron al hospital, lo atendieron, pero falleció a las horas


Un joven arquero, de 17 años de edad falleció tras un partido de fútbol que se jugó el pasado martes en la localidad de Colonia San Manuel, un pueblo distante a unos 50 kilómetros de la ciudad de Reconquista.

Eran alrededor de las 21.30 y como parte de las celebraciones por las fiestas patronales en dicha localidad, se organizó el match.

Todo ocurría con absoluta normalidad cuando el partido acabó empatado y la definición se aprestaba a ser por penales.

A su turno, el arquerito Ramón Ismael Coronel, que defendía los colores del equipo Unión Golondrina, tuvo su momento glorioso al detener el pelotazo que su rival ejecutó desde los doce pasos.

Le puso el pecho a la trayectoria del balón y logró desviarlo. Salió del arco corriendo, para festejar con sus compañeros, pero a los pocos pasos cayó pesadamente al suelo.

De inmediato lo trasladaron hasta un hospital, donde dejó de existir cerca de la medianoche.

10