35º Peregrinación religiosa Rosario a San Lorenzo

Escaza convocatoria para una marcha que supo contener a más de 100 mil personas, años atrás. En la ocasión, apenas si superaron las 2 mil. La peregrinación se hizo a lo largo de la ruta 11


Cerca de dos mil personas volvieron a participar de una cita anual con la fe: la peregrinación Rosario-San Lorenzo, repitiéndose la cifra que convocó la misma cita, el año pasado.

Ayer, la marcha de fieles arribó a la ciudad histórica a primera hora de la tarde, cumpliendo así con su 35ª edición y con la imagen de la Virgen del Rosario, como siempre.

Arribados, se realizó una misa frente a la barranca del Campo de la Gloria, que estuvo a cargo de monseñor José Luis Mollaghan, arzobispo de Rosario.

Bajo el lema “Con María peregrinos de la alegría”, los caminantes partieron, también como cada año, desde la catedral de Rosario.

La jornada estuvo signada por las muy bajas temperaturas, que soportaron durante casi todo el día. Inclusive, al arribar a San Lorenzo y aprestarse a participar de la misa, que se celebró frente a las costa del río Paraná, lo que provocaba que el viento del sureste convirtiera a la tarde en aún más fría.

En horas del mediodía hubo un alto en el Hogar Escuela de Granadero Baigorria en el que los peregrinos aprovecharon para almorzar y también para orar.

Los primeros en llegar a San Lorenzo lo hicieron alrededor de las 3 de la tarde. La imagen de la virgen, con el grueso de las peregrinos, ingresaron por el boulevard Sargento Cabral y se detuvieron ante monseñor Mollaghan y el intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo, quien también participó de la misa, en el Campo de la Gloria. La ausente fue la mandataria rosarina, Mónica Fein.

En su homilía monseñor Mollaghan reconoció el esfuerzo y entusiasmo de los peregrinos e invitó: “A compartir la alegría del cristianismo”, y sostuvo: “La alegría es una red de amor, como lo fue esta peregrinación, es necesario llevar la alegría de la fe a los que menos tienen y a los que más lo necesitan, lleven alegría y también esperanza”.

Comentarios