Pericias forenses

A un mes del homicidio, el lunes finaliza la autopsia a Maxi Heredia

La tomografía estaba pendiente por la rotura del equipo en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. La familia espera que le entreguen el cuerpo para despedir sus restos. Hay cuatro policías imputados y detenidos por la muerte del sanlorencino de 31 años.


A un mes del homicidio de Maximiliano Heredia, finalmente podrá realizarse el estudio de imágenes que estaba pendiente para finalizar con las pericias forenses determinadas por la investigación. El cuerpo del sanlorencino será sometido el próximo lunes a las 8.30 horas a una tomografía en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria.

En el marco de la autopsia bajo el protocolo de Minnesota, por haberse tratado de una muerte bajo custodia de fuerzas de seguridad, ese estudio de imágenes no había podido llevarse adelante por la rotura del tomógrafo en el hospital de Baigorria. Los familiares de Maximiliano esperan que les entreguen el cuerpo para despedir sus restos.

Abogados de la familia Heredia, defensores de los cuatro policías imputados y detenidos y la fiscal Melisa Serena están autorizados para asistir a la tomografía que le realizarán el lunes al cuerpo de Maximiliano. O en su defecto pueden designar a un perito de parte para presenciar el estudio forense.

La noche del 1° de julio pasado, Heredia salía del kiosco de Brown y Thompson adonde había mantenido una discusión con el empleado por una cerveza. El kiosquero dio aviso del incidente a un patrullero del Comando Radioeléctrico que pasaba por el lugar.

El inspector Rodolfo Muller le dio la voz de alto a Heredia cuando empezaba a correr, por lo que fue perseguido y le dio alcance cuando ingresaba a su casa de Brown al 2200, en barrio Supe.

La investigación de Fiscalía refiere que en la vereda de la casa de Maximiliano ambos intercambiaron golpes hasta que llegó el suboficial Adrián Ferreyra y lograron reducir a Heredia, para luego esposarlo mientras solicitaban refuerzos para el traslado.

La reconstrucción de los hechos indica que Heredia fue trasladado a bordo del patrullero que conducía el oficial Rodrigo González, en el que también iba como acompañante Walter Acuña.

Al descender del patrullero y sin mediar palabras, el oficial Acuña le propinó un fuerte golpe de puño en el rostro a Heredia. Luego los cuatro oficiales lo subieron a la caja de la camioneta y quedó en custodia del propio Acuña.

Mientras Heredia era trasladado a la sede del Comando Radioeléctrico, sufrió una descompensación y fue llevado al hospital Granaderos a Caballos, adonde llegó sin signos vitales, por lo que personal médico le efectuó tareas de reanimación.

Después lo trasladaron al Hospital “San José” de la localidad de Cañada de Gómez, donde falleció en horas del mediodía del jueves 1° de julio.

Comentarios