"Justicia lenta"

Abogados aguardan decisión de la Corte para ampliar los servicios en Tribunales

A razón de la cuarentena las prestaciones continúan restringidas. Muchas actividades van retomando su normalidad, pero en la Justicia, no parece ser igual. De no ser así, los profesionales del derecho agudizarán sus problemas económicos


Los abogados aguardan con expectativa una inminente resolución de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe que ampliaría los servicios que se prestan en los Tribunales, tanto de Rosario como en otros distritos, entre ellos, San Lorenzo.

Los ministros del máximo tribunal evaluarán varias modalidades presenciales, entre ellas, que los Juzgados de algunos fueros trabajen por la mañana y otros por la tarde, o bien que atiendan en días distintos para evitar aglomeraciones. Esto, esencialmente, apunta a Rosario, donde en su edificio de calle Balcarce y Pellegrini concentra todo y por ello circulan unas 5 mil personas por día.

La resolución se espera para hoy, a más tardar mañana, pero ayer varias fuentes destacaron que es inminente y haría homogéneo el servicio de Justicia en toda la provincia.

Respecto a los abogados, se los atenderían en forma presencial y con turnos. Todos los trámites que se puedan hacer por vía electrónica seguirán los mismos canales, pero se agregaría un sistema de turnos “cruzados”, según los fueros.

Se evalúa que la presentación de los escritos se pueda hacer con turno previo y también por correo electrónico con firma digital o escaneada.

Sin embargo, y uno de los puntos más criticados por parte de los colegios de profesionales de la provincia, es la desactualización del sistema informático.

La estructura judicial sigue inmersa en un ritmo cancino y anticuado, con trámites burocráticos y engorrosos realizados a mano y en forma personal. Desde un pedido de representación a cliente, por parte d elos profesionales, a la de una certificación de un documento público y/o privado de parte de cualquier usuario; ergo, desde lo más simple a lo más complejo, todo se hace a mano, con tinta y papel, como ser la confección de un sumario.

Nunca la Justicia se interesó en informatizarse, en realizar una reorganziación seria de su estructura. Quizás sea por presiones de los gremios, que temen a la pérdida de puestos de empleo, o de los mismos magistrados, muchos de ellos ortodoxos y tradicionalistas que prefieren “que nada cambie”.

Fuente: La Capital

 

Comentarios