Tribunales de San Lorenzo

Agresión a nene en operativo: ex subjefa policial seguirá en prisión domiciliaria

Al subinspector acusado de haberle ocasionado fractura de cráneo al niño de un culatazo, una jueza de Cámara resolvió excarcelarlo el mes pasado. Al igual que el tercer policía imputado en la causa, continuará en libertad con restricciones tras acuerdo entre Fiscalía y abogados defensores.


La ex subjefa de la Comisaría 7° de San Lorenzo, imputada junto a otros dos policías en la causa que investiga la agresión a un nene de 10 años que sufrió fractura de cráneo durante un control policial en Barrio Norte, seguirá en prisión preventiva domiciliaria por 90 días. En tanto que los otros dos efectivos acordaron con Fiscalía -por intermedio de sus abogados defensores- una medida cautelar de libertad con restricciones por el mismo plazo de tres meses, indicaron fuentes judiciales.

La subjefa María Belén S., madre a cargo de tres hijos menores de edad, continuará en prisión domiciliaria hasta el 28 de diciembre, según resolución de este viernes del juez Carlos Gazza. En la audiencia imputativa de principios de junio le atribuyeron los delitos de encubrimiento e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El fiscal Carlos Ortigoza acusó a María Belén S. de haber insertado declaraciones falsas en el acta de procedimiento que se confeccionó en la dependencia policial y en ejercicio de sus funciones, respecto del hecho ocurrido la noche del 30 de abril, cuando un niño de 10 años llamado Luciano recibió un golpe que le produjo fractura y hundimiento de cráneo.

En la audiencia del viernes, la ex subjefa de la seccional 7° sostuvo que la agresión a Luciano provino de un piedrazo arrojado por vecinos y reiteró que desde el Hospital Granaderos a Caballo le avisaron que el nene estaba bien, por lo que decidió no darle aviso al fiscal en turno, señalaron.

La uniformada hizo constar que un vecino comenzó a agredir al subinspector, cuando empezaron a caer piedras y una de ellas fue la que le pegó a Luciano en la cabeza. También se la acusó de haber ayudado a su compañero a eludir las investigaciones y comunicar a la Fiscalía datos falsos tres horas más tarde y no denunciar el hecho de manera inmediata.

En la imputación de junio, Ortigoza reconstruyó lo sucedido aquel 30 de abril a las 19.45 en la intersección de Clemente Albelo y Fournier, cuando el subinspector Juan Ramón V. y el suboficial Walter S. intentaron detener a un adolescente y en esas circunstancias uno de ellos le efectuó un golpe en la cabeza a Luciano con un elemento contundente –los testigos indicaron que fue con la escopeta– y le provocó un grave traumatismo de cráneo. El nene tuvo que ser trasladado de urgencia al Granadero a Caballos y luego al Hospital de Niños Víctor J. Vilela de Rosario, en donde lo operaron ya que sufrió fractura y desprendimiento de astillas.

Al suboficial Walter S. la acusación le achacó haber ayudado al subinspector a eludir las investigaciones notificando el procedimiento con datos falsos. El fiscal señaló que no denunció el hecho cuando tenía obligación de hacerlo.

El mes pasado, la camarista Georgina Depetris revocó la detención preventiva por 90 días que oportunamente había dictado el juez Eugenio Romanini y le otorgó la libertad al subinspector Juan Ramón V., a pesar de que Ortigoza lo investiga como autor de la agresión que le ocasionó fractura y hundimiento de cráneo a Luciano. En teoría, lo acusan del delito de lesiones graves agravadas en perjuicio del nene de 10 años de Barrio Norte.

El fiscal Ortigoza y los abogados defensores del subinspector Juan Ramón V. y del suboficial Walter S. acordaron una medida cautelar no privativa de libertad por otros 90 días. Es decir, permanecerán libres con ciertas restricciones hasta fin de año mientras sigue adelante la investigación.

Recuperado de la delicada operación, el niño brindó su testimonio en Cámara Gesell y fuentes fiscales aseguraron que logró identificar al policía que le pegó con la escopeta.

Comentarios