Alarmas comunitarias: ni sonaron, ni robaron

Desde la instalación de las alarmas comunitarias en barrio Nicasio Oroño de San Lorenzo, ni se registraron robos ni debieron ser usadas por los vecinos. Desde la vecinal afirman que la medida fue “positiva”.


“Estamos muy contentos, puesto que se consiguió lo que queríamos y la instalación resultó disuasiva para los delincuentes”, confirmó Analía Colombari, presidente de la vecinal, quien también dijo que “han influenciado en la seguridad los carteles indicativos” y que “pronto cada casa tendrá en su frente una calcomanía con la adhesión al dispositivo”.

En total, 49 vecinos tienen su botón antipánico y el área segura es de unas 8 cuadras. “Estamos tratando de seguir con el proyecto y buscamos solucionar un problema que tenemos, que es que a más de 50 metros no hay buen alcance de la señal”.

“El efecto fue óptimo”, comentó Colombari, quien recordó que las dos alarmas instaladas están ubicadas en las esquinas de Falucho y Dorrego y Oroño y General López; además de decir que se agregarán dos más en Oroño y Av. San Martín y en Dorrego y Silverio Córdoba.

Comentarios