Crisis en el MPA

Apartaron de su cargo a la fiscal regional María Eugenia Iribarren

La decisión la tomó la fiscal general, María Cecilia Vranicich, quien busca "restaurar la cohesión interna institucional". Iribarren ya no tendrá a su cargo el distrito de Rosario, pero sí los de San Lorenzo, Cañada de Gómez, Casilda y Villa Constitución.

La tensión interna constante en que vive el Ministerio Público de la Acusación (MPA) hizo eclosión este mediodía al conocerse la decisión de la fiscal general María Cecilia Vranicich de desplazar de su cargo a la fiscal regional de Rosario, María Eugenia Iribarren. La medida es por un plazo de seis meses pero prorrogable; y mientras tanto quien llevará adelante la intervención es Matías Merlo, fiscal regional de Venado Tuerto.

Iribarren fue removida de su tarea al frente del distrito de Rosario pero seguirá trabajando para Cañada de Gómez, Casilda, Villa Constitución y San Lorenzo. En tanto que Merlo continuará con sus funciones en Venado Tuerto.

“La intervención tendrá como objetivos primarios restaurar la cohesión interna institucional, reordenar los circuitos y procesos de trabajo de fiscales y empleados, y unificar el registro de la información”, precisó Vranicich en la resolución 47 que lleva su firma.

Según explica en el mismo escrito, la decisión se apoya en el resultado de un monitoreo que se hizo en los últimos meses del año pasado “ante la situación de gravedad institucional que atraviesa la Fiscalía Regional N° 2, en cuyo marco se encuentran en crisis desempeños y procesos de trabajos fiscales”.

En el MPA hace tiempo que se cocina una interna a cielo abierto, que encontró un punto alto en la denuncia que los fiscales Pablo Socca y Miguel Moreno realizaron contra su colega Matías Edery por la relación que éste tenía con su informante Mariana Ortigala, una mujer investigada e imputada por extorsionar en nombre de Los Monos.

Desde que salió a la luz este hecho nada fue lo mismo puertas adentro del MPA. Así lo corrobora el escrito de Vranicich, quien cuestiona el desempeño de Iribarren: “Los múltiples conflictos existentes entre los fiscales ponen de manifiesto un ejercicio de la autoridad sin una conducción ecuánime e igualitaria, extremo que resulta indispensable para legitimar el liderazgo de la Fiscalía Regional”.

Y en la misma línea señala que Iribarren “no ha podido desprenderse de su rol anterior como Coordinadora de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos”.

Investigación

Uno de los últimos sucesos de la tensión entre los funcionarios del MPA se conoció hace pocos días, cuando trascendió que la ahora desplazada fiscal regional Iribarren le inició un sumario administrativo al fiscal Miguel Moreno por pedir más recursos para investigar, ya que aseguró contar con sólo dos pasantes para llevar adelante las tareas de su oficina.