Cámara de Diputados

Aprobaron la baja en el corte del gas oil con biodiesel ¿Cómo votaron los santafesinos?

Los empresarios de las Pymes dedicadas a la producción del biocombustible, y en su mayoría radicadas en esta provincia, adelantan la pérdida de miles de puestos de trabajo


Tal como se preveía, el proyecto de biocombustibles impulsado por el oficialismo tuvo media sanción en la Cámara de Diputados. la iniciativa establece un nuevo marco regulatorio y propone un corte del 5 por ciento para el gasoil y el biodiesel, y del 12 entre las naftas y el bioetanol.

Los creadores de la norma explicaron que tiene por objetivo «reemplazar» a la ley que estableció el Régimen de Promoción de Biocombustibles tras 15 años de implementación, pero lejos de afianzar esta industria, integrada mayormente por Pymes que abastecen el mercado interno, recortó su capacidad de producción.

El nuevo marco, que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2030 (en caso que lo apruebe el Senado), reduce del 10 al 5 por ciento el corte obligatorio entre gasoil y biodiesel, e incluso prevé también hasta un 3 por ciento.

A diferencia del combustible elaborado a base de caña de azúcar, los volúmenes deberán tener un piso de mezcla obligatoria del 6 por ciento.

Otro punto del proyecto que generó resquemores es el que habilita a la Secretaría de Energía a «elevar el referido porcentaje obligatorio cuando lo considere conveniente en función del abastecimiento de la demanda, la balanza comercial, la promoción de inversiones en economías regionales y/o razones ambientales o técnicas».

De forma inversa, el corte podrá reducirse hasta el 3 por ciento»cuando el incremento en los precios de los insumos básicos para la elaboración del biodiésel pudiera distorsionar el precio del combustible fósil en el surtidor, o ante situaciones de escasez de biodiésel por parte de las empresas elaboradoras».

Los empresarios advirtieron que de convertirse tal proyecto en norma, se condenará el futuro de la industria e irremediablemente se recortarán miles de puestos de empleo. Hoy, de acuerdo a lo informado por las diferentes cámaras empresariales, contiene a unos 6.000 empleados, entre puestos directos e indirectos.

La propuesta fue impulsada por el oficialismo, y uno de los defensores de la norma es el legislador kirchnerista santafesino Marcos Cleri, quien votó a su favor.

“Estamos cuidando nuestra economía y a los productores nacionales. Industrializar en plantas nacionales es pensar en el futuro. Necesitamos tener precio, corte y trabajo argentino como garantiza esta ley con mirada integral y federal”, relató en su discurso.

En el otro extremo se mostró el socialista Enrique Estévez, quien sufragó en contra y pidió «incorporar la mirada ambiental al modelo de país que queremos. Fomentar una economía circular, generar puestos de trabajo y tener una matriz energética más limpia, además de un desarrollo verdaderamente federal”.

Fuente: Ámbito Financiero

Comentarios