Argentina, en el puesto 127 en Libertad Económica

Esta semana el Instituto Fraser, de Canadá, presentó su reporte anual sobre libertad económica en el mundo, titulado “Economic Freedom of the World: 2012 Annual Report”. La Argentina se encuentra en la posición 127.


El Instituto Fraser es un Think Tank de origen canadiense que lleva a cabo tareas de investigación y programas educativos, y en esta oportunidad llevó a cabo el análisis de 144 países para medir el grado de libertad económica de los mismos, teniendo en cuenta parámetros tales como el tamaño del gobierno, los derechos de propiedad, la estabilidad monetaria, la libertad para comerciar a nivel internacional y las regulaciones gubernamentales.

Al tomar como referencia estas variables para efectuar un estudio de la realidad argentina, la institución canadiense presenta un análisis no demasiado positivo: es preocupante el declive del país, ya que se encuentra en la posición 127, próximo a países como Ecuador, Nigeria y Venezuela (este último se ha ganado la última posición del ranking, ubicado en el puesto 144).

Entre los primeros cinco países que encabezan este ranking de libertad económica se ubican Hong Kong, que conserva la primera posición, seguido por Singapur, Nueva Zelanda y Australia, pertenecientes al Commonwealth, siendo Chile (en la posición 10) el único país de Latinoamérica que se encuentra entre las economías más libres y prósperas.

En cuanto a la economía argentina, el análisis se detiene ante cuestiones tales como el crecimiento del aparato estatal, el debilitamiento de los derechos de propiedad, el aumento de barreras al comercio internacional, la falta de inversiones extranjeras y el excesivo crecimiento de las regulaciones gubernamentales; siendo estos indicadores una demostración de empeoramiento respecto de las libertades individuales, políticas y económicas a lo largo de los últimos años.

Al realizar un breve análisis de la relación entre los países que encabezan la lista con los que se encuentran al final de la misma, y el nivel de vida de cada una de sus sociedades, incluyendo la calidad institucional y el respeto a los derechos individuales, se comprueba una fuerte vinculación entre el nivel de libertad económica y el grado de prosperidad y crecimiento económico de una nación.

Según el Instituto Fraser, es el propio mercado el que debe asignar los bienes y recursos mediante la ley de oferta y demanda, y no un burócrata que cree contar con la capacidad de decidir cómo millones de individuos deben cooperar, qué se debe comprar, qué no, y a qué precio, siendo por lo tanto esencial un rumbo que esté basado en la libertad y en una mayor apertura al mundo.

Comentarios