Atención abogados: La Provincia apunta a acelerar las resoluciones de los conflictos laborales

El gobernador Miguel Lifschitz presentó el proyecto de reforma del Código Procesal Laboral. ¿Cuáles son las principales modificaciones?


El gobierno provincial avanzó ayer con la firma del anteproyecto de reforma al Código Procesal Laboral que enviará a la Legislatura para su tratamiento. El objetivo de la iniciativa es el de acelerar la resolución de los conflictos que se dan en el ámbito del trabajo, y fue consensuado entre los ministerios de Justicia y Trabajo, representantes de los trabajadores, del sector empresarial, el Colegio de Magistrados y la Asociación de Abogados Laboralistas.

Entre los puntos destacados de la reforma, adelantaron, se cuentan la creación de la figura del funcionario conciliador, la incorporación de tecnología, y la realización de audiencias orales para simplificar los procesos, reducir la cantidad de litigios, y dar una solución a los conflictos laborales de una manera rápida y eficaz.

El gobernador Miguel Lifschitz, que presidió el acto de presentación, dijo esperar que con esta reforma “se pueda lograr de manera más rápida, oportuna, efectiva y con menos costos, muchas resoluciones por formas de mediación antes de que ingresen directamente en el conflicto judicial”.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silberstein, adelantó que el anteproyecto se basa en los principios procesales de la conciliación, la inmediación y la celeridad. “Para lograr esto se apuntará a reducir la cantidad de litigios, a incorporar nuevas tecnologías y avanzar hacia la oralidad. Tenemos que despapelizar y flexibilizar el proceso, simplificarlo, así como hacer más racional y eficiente la organización de la estructura judicial”, sintetizó. “Buscamos una mejor justicia del trabajo, más rápida y eficiente”, explicó.

Las principales reformas

“Al rescatar y revalorizar la conciliación, acercamos la Justicia al conflicto individual y hacemos vigentes principios elementales al proceso laboral como la concentración y la economía además de, por supuesto, la celeridad. En las etapas iniciales del proceso, la Justicia conoce a las partes y el conflicto que sostienen y trata de mediar con inmediatez”, continuó el ministro.

“Si la conciliación fracasa se procura el ordenamiento y simplificación del debate judicial y actividad probatoria, por eso esta reforma procesal modificará sustancialmente la duración de los trámites y la remanida morosidad o falta de respuesta de la Justicia. Creemos que además se reducirá la litigiosidad judicial”, aseguró Silberstein.

Para ello se fomenta la oralidad en el procedimiento y se incorporan tecnologías que tienden a la digitalización. “No deseamos ver juzgados cargados de documentos y papeles, tenemos que hacer más ágiles, versátiles y flexibles las primeras etapas del proceso en pos de la solución del conflicto y de una mayor eficiencia. Se crearán estructuras que apoyan la actividad probatoria como cuerpos de peritos que integran la estructura del Poder Judicial”, amplió el ministro de Justicia y Derechos Humanos.

Por otro lado, el anteproyecto de ley realza las funciones del secretario de los juzgados laborales como colaborador inmediato del juez y crea funcionarios conciliadores mediadores altamente especializados. “Se va a generar una novedosa estructura que no solo hace a la economía del procedimiento sino también implica racionalidad presupuestaria”, destacó Silberstein, quien también subrayó el diálogo mantenido durante meses para lograr consensos en torno al texto que ahora deberán analizar los legisladores. Las mesas de trabajo y de diálogo estuvieron integradas por sindicatos, asociaciones empresariales, jueces laborales y abogados.

Comentarios