Atrapan en Bermúdez a un implicado en el triple crimen de Rosario

Un hermano de Claudio "Mono" Suárez, una de las víctimas del triple crimen de la Villa Moreno, fue blanco de un ataque a balazos registrado poco después del mediodía, luego de ser perseguido por dos hermanos de uno de los principales implicados en la trama de aquella matanza.


Un hermano de Claudio “Mono” Suárez, una de las víctimas del triple crimen de la Villa Moreno, fue blanco de un ataque a balazos registrado poco después del mediodía, luego de ser perseguido por dos hermanos de uno de los principales implicados en la trama de aquella matanza. Los dos agresores fueron apresados anoche en San Lorenzo, cuando pretendieron hacer una contradenuncia en la Jefatura de la Unidad Regional VXII.

Los balazos, disparados con una pistola calibre 9 milímetros, quedaron incrustados en el auto y la puerta de la casa de Roque Suárez, de 34 años, que según denunció fue perseguido por sus agresores cuando volvía de llevar a un hijo a la escuela.

En el momento del ataque ninguno de los dos patrulleros que deben custodiar de manera permanente la zona de Biedma y Moreno estaban en sus puestos. Una de las patrullas había sido requerida para actuar frente al robo de un vehículo cerca de allí. Los dos ocupantes del otro móvil se ausentaron sin motivo, lo que provocó el inmediato pase a disponibilidad (ver recuadro).

Lo que persiste. A casi nueve meses de la masacre del 1º de enero las tensiones barriales gestadas por lo ocurrido entonces están lejos de atemperarse. La de ayer es la última de una serie de intimidaciones que los familiares de las víctimas dicen recibir de parte de sectores implicados en la trama del asesinato en la canchita de fútbol infantil que tuvo como víctimas a Jeremías Trasante, Adrián Rodríguez y Claudio “Mono” Suárez.

Por el atentado de ayer los Suárez señalaron a dos de los hermanos de Ezequiel Villalba, quienes fueron apresados anoche. Este joven, al que apodan El Negro Eze, es según la investigación judicial autor de la balacera contra Maximiliano El hijo del quemado Rodríguez, acción que motivó el triple asesinato.

Balazos. El incidente de ayer se desató a las 12.30 cuando Roque y su mujer, que llevaba un bebé en un cochecito, volvían de dejar a otro hijo en una escuela de Amenábar y Corrientes. “Mi hijo caminaba con su mujer y cuando llegó a Biedma y Moreno los hermanos de Ezequiel Villalba, que estaban haciendo un pozo para una cloaca en la calle, lo vieron. Entonces empezaron a insultarlo y a tirarle piedras. Mi hijo y mi nuera corrieron aterrados y se metieron en la casa”, contó Lita, la madre de Roque y del fallecido “Mono”.

Fuentes policiales consignaron que para concretar el ataque los Villalba se vieron favorecidos por la ausencia de los patrulleros. Por eso, luego de que pasaran Roque y su mujer se subieron a una moto y fueron a buscarlos hasta su casa.

“Cuando mi hijo se asomó a la puerta vio que venían en la moto los hermanos de El negro Eze. Entonces entró rápido. Ahí le empezaron a tirar. Los balazos dieron en su auto, que estaba frente a la casa, y en la puerta de entrada”, contó Lita.

Alguien dio aviso al 911 y la zona se cubrió de móviles. Efectivos de la Policía Científica constataron que al Peugeot 505 de Roque lo perforaron con balazos en el parabrisas y una óptica. En la chapa de la puerta de calle quedó otro impacto.

A la madre de Roque le quedó la convicción de que en el hecho de ayer pudo morir otro de sus hijos. “Estos dos jóvenes que dispararon son los mismos que el 24 de marzo nos amenazaron e insultaron cuando veníamos de una marcha por los crímenes de los chicos. Es algo que ya denunciamos. Estamos muy asustados. No sé qué tenemos que esperar”, murmuró Lita.

Apresados. Héctor y Claudio Villalba, hermanos del Negro Eze, estuvieron prófugos hasta entrada la noche y con pedido de captura por tentativa de homicidio. Pero alrededor de las 20 se presentaron en la Jefatura de la Unidad Regional XVII, en San Lorenzo, donde pretendieron denunciar que ellos habían sido los agredidos.

“Llegaron en la misma moto Honda Wave en la que iban cuando atacaron a tiros la casa de los Suárez. Dijeron que los habían atacado a ellos pero se consultó con la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas y la magistrada ordenó que quedaran presos y sean trasladados a Rosario”, confió un alto jefe policial.

Para el juez Juan Donnola, que investiga el triple crimen, Ezequiel Villalba (con prisión domiciliaria) fue uno de los jóvenes que la madrugada del 1º de enero llegó en una moto hasta la esquina de Garay y Vera Mujica a las 3 de la mañana y disparó contra Maximiliano Rodríguez, quien estaba en un BMW junto a su novia y otra chica. Esa agresión determinó que Sergio El quemado Rodríguez un hombre con pesados antecedentes, saliera a buscar a Ezequiel Villalba hasta su casa de Quintana y Dorrego, donde disparó con una ametralladora matando a los tres jóvenes.

Comentarios