Balean en Baigorria la casa del ex jefe policial de Drogas

La vivienda del comisario retirado Alejandro Franganillo recibió entre 10 y 14 disparos calibre 9 milímetros.

Comisaria 21 , Arijon 2349. LA CAPITAL/Alfredo Celoria (Rosario - Argentina - Tags: Policiales)

El domicilio particular del comisario inspector retirado Alejandro Franganillo, quien fuera jefe de Unidades Especiales de la UR II antes de comandar la ex Drogas Peligrosas en Rosario, ubicado en el barrio Martín Fierro de Granadero Baigorria, fue atacado a balazos sin que ninguno de sus habitantes resultara lesionado. Según voceros de la pesquisa, el frente del domicilio fue impactado por más de una decena de proyectiles, por parte de dos personas que circulaban en una moto. Consultado por El Ciudadano sobre el posible móvil del ataque, la víctima se mostró desconcertada, y se describió como “un jubilado que no tiene problemas con nadie”. El ataque a tiros se suma a otros registrados en los últimos tiempos: el atentado contra el frente de la vivienda de un comisario inspector; las balaceras a frentes de concesionarias de autos de alta gama y el atentado contra el gobernador Antonio Bonfatti. Si bien fuentes allegadas a la pesquisa indicaron que no existiría conexión con otros hechos similares, no lo descartaron en forma rotunda.

Todo ocurrió en los primeros minutos de ayer, cuando Franganillo, su mujer y su madre dormían en el interior del domicilio de Catriel al 600, del barrio Martín Fierro, de Granadero Baigorria. “Me desperté y salí a la calle a ver a quién habían baleado. Recién me di cuenta que el agredido era yo cuando me di vuelta y vi el frente de mi casa”, contó el ex uniformado, que vive en una vivienda de dos plantas de frente de ladrillos visto, que se destaca por sobre las otras de la cuadra, que tiene calle de tierra.

Según su relato, vecinos de la zona señalaron como los agresores a dos muchachos que circulaban en una motocicleta Honda Falcon 400, quienes abrieron fuego sobre la casa y luego se dieron a la fuga, sin dejar rastro.

“Yo tengo claro que esta es una acción para amedrentarme sobre algo; que no sé qué es. Si me hubieran querido matar, lo hubieran hecho de otra manera. Yo soy un jubilado que siempre repite la misma rutina; salgo a caminar todos los días por los mismos lugares, tomo café y hago las compras en los mismos comercios”, contó Franganillo, quien deslizó que el ataque podría estar vinculado con un juicio por narcotráfico en el que debe declarar en los próximos días.

El comisario inspector revistó en varias comisarías de la Unidad Regional II, fue jefe de la Agrupación Unidades Especiales, subjefe de la Unidad Regional VI, con asiento en el departamento Constitución y jefe de la delegación zona sur de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones (ex Digedrop), se retiró de la Policía hace ya seis años y, según su opinión, no tiene enemigos que justifiquen un hecho que puso en riesgo no solamente su vida sino también la de su familia. “No tengo enemistad manifiesta con alguien. Hay que ver si no ha habido una confusión”, manifestó Franganillo.

En tanto, personal de Policía Científica secuestró en el lugar 14 vainas servidas calibre 9 milímetros. De acuerdo con la víctima, las balas disparadas en la madrugada de ayer ingresaron al living, una de las habitaciones de la planta baja y otras dieron en el primer piso de la casa.

La vivienda del comisario retirado está ubicada a menos de 200 metros de donde hace casi dos semanas se produjo una discusión entre dos familias que terminó con un muerto y dos personas heridas, una de ellas grave. Al ser consultado sobre el ese hecho podría estar vinculado con su ataque, Franganillo no lo descartó.

El episodio es investigado por efectivos de la comisaría 24ª, con jurisdicción en la zona, la Inspección Zona 7ª y el juzgado Correccional de turno en Rosario.

Comentarios