Violencia ilimitada

Barras de NOB rompieron autos y motos y apalearon a grupo de jóvenes

Esta madrugada, una decena de violentos, vistiendo la casaca de Newell`s, irrumpieron en San Lorenzo, provocaron daños y anduvieron a los tiros. Luego, desaparecieron


Un grupo de personas de San Lorenzo se contactó con SL24 para relatar lo sucedido esta madrugada cunado, estando en la calle haciendo “nada” se les apareció de´improvista una decena de personas, todos con camisetas de NOB, y desataron un sin fin de violencia.

Primero se les abalanzaron encima, a uno de los muchachos lo golpearon fuertemente, y al resto los corrieron “a los tiros”.

Luego no dudaron en romper motos y autos estacionados en la calle para, satisfechos ya con tanta violencia, darse raudamente a la fuga.

Conmovidos por la situación, los jóvenes agredidos volvieron a reunirse, ya sin peligro alguno, y comprobaron los daños provocados.

Dijeron que el ataque duró pocos segundos y tras ello los barra bravas desaparecieron.

“No los conocemos, no sabemos quienes son, que hacían y que querían de nosotros”, indicó una de las víctimas a SL24.

Una las hipótesis podría centrarse en que los agredidos fueran hinchas enfervorizados de Rosario Central, pero resulta que la mayoría simpatizan con el mismo club, es decir, Newell`s.

También indicaron que luego del feroz ataque llamaron a la policía, pero que jamás acudió. Consultado sobre alguna denuncia radicada con la formalidad del caso, reconocieron no haberla hecho, salvo un llamado telefónico.

Los hechos acontecieron alrededor de la 1 AM de hoy, en inmediaciones de Rivadavia y Poucell, de San Lorenzo, donde los jóvenes aludidos suelen reunirse para compartir una comida al estilo de una peña, según sus explicaciones.

Vale indicar que esta mañana, el paredón de la empresa Molinos Agro que dispone sobre su playa de estacionamiento, de cara a la autopista, amaneció con leyendas alusivas a Newell´s que las víctimas suponen que fueron realizadas por sus agresores, y que luego en la ciudad eligieron al boleo a sus víctimas.

 

 

Comentarios