Entrevista

Betiana Blum: su experiencia con Juan Darthés, la grieta y el aborto

La protagonista de la obra teatral No a la guita habla de todo. Qué opina del Colectivo de Actrices, su mirada política y cómo se había naturalizado el maltrato en el medio.


Betiana Blum

Su mirada chispeante cobija a todas las mujeres que habitaron su piel. A sus 80 años, y más de 50 de carrera, Betiana Blum sigue siendo tan coqueta, metódica y educada como en sus comienzos. No perdió esa sencillez ni la inocencia de haber sido criada en el seno de una familia tradicional en la ciudad de Sáenz PeñaChaco.

“La vida de pueblo en aquel momento era muy sencilla. Estaba la Calle 12 y una iba a caminar, a dar la vuelta al perro como se decía. Después si había una reunión era en una casa, como mi fiesta de 15”, recuerda hoy Betty Ana Flores, tal como figura en su DNI, mientras charla con Clarín en un vistoso café de Palermo.

“Viajar y no hacer nada es lo que más me gusta”, asegura sobre sus tiempos libres, esos que desde que comenzó a actuar casi nunca tiene. Este mes, por ejemplo, estrenó su última película, El día que me muera, y una nueva obra de teatro, No a la guita (Multitabaris Comafi).

En mi carrera he tenido pocos baches”, indica al respecto y pide un agua sin gas, ya que no toma mate ni café porque lleva “una alimentación muy suave” y esas infusiones le activan el sistema nervioso. Entonces, Betiana, quien también brinda talleres de actuación y está por volver a la televisión, se abre a la entrevista.

-¿Para qué más tiene tiempo Betiana Blum?

-No para mucho más. Trabajo todas las noches, salvo los lunes, y durante el día veo a la gente sentada tomando un café y digo ‘qué lindo’. No tengo problemas en recibir amigos en casa pero hay un tiempo en el que necesito descansar. ‘Estar contemplativa’, le digo yo, estar en mi casa, por ahí ver algo en la televisión o en Netflix pero como un descanso de la cabeza, nada más.

-Muy diferente a Rosa, su personaje en No a la guita, quien tiene encuentros a través de Tinder y una vida social agitada…

-Un actor no debe tener prejuicios. El teatro es un acto de amor y cuando vos amás algo no lo juzgás y lo aceptás como es sin tus prejuicios. Yo a Rosa la dejo entrar y me divierto. En común tenemos otras cosas: la debilidad por el hijo (el de Betiana se llama Sebastián) y esta cosa de no decir esto se terminó… ella sigue para adelante y no dice ‘bueno, ya está’.

-Hablando de Sebastián, ¿cómo describiría la relación con su hijo?

-A Sebastián lo he apoyado en todo pero también supe darle espacio. No lo invado, no estoy todo el tiempo llamándolo, lo dejo hacer su vida y él conmigo ya cumplió porque me ha dado un nieto, Renzo. Amo mi carrera, estoy muy agradecida al afecto de la gente porque lo que recibo es enorme pero a mí la presencia de Renzo (va a cumplir 11) me completó. Fue una iniciación, comprender la continuidad de la vida.

-¿En esa continuidad qué proyectos tiene? 

-Por empezar estoy por volver a la tele. El año pasado me ofrecieron hacer un personaje chiquito en Sí solo sí (la ficción de la TV Pública que integra a actores con discapacidades) y sentí que lo tenía que hacer. Nunca había tenido esa experiencia y conecté de una forma espectacular; y ahora me llamaron para volver a estar en la tercera temporada.

Entre otros proyectos, Betiana también tiene previsto realizar una participación en la nueva película de Adrián Suar (51) dirigida por Marcos Carnevale (55), que tratará sobre un hombre con dos esposas interpretadas por Soledad Villamil y Gabriela Toscano.

Siempre ocupada. Siempre con nuevas propuestas.“Me voy a retocar y vuelvo”, advierte la actriz antes de partir rumbo al Jardín Botánico para la sesión de fotos. Y a su regreso continúa la nota…

Blum asegura que cree en las mujeres, pero que con ella Darthés fue una persona "amorosa y correcta". (Guillermo Rodríguez Adami)

Blum asegura que cree en las mujeres, pero que con ella Darthés fue una persona “amorosa y correcta”. (Guillermo Rodríguez Adami)

-¿Es cierto que nunca la llamaron para pertenecer al Colectivo Actrices Argentinas?

-En realidad me enteré de la existencia del Colectivo por el tema de (Juan) Darthés. Estaba muy vigente ese tema y nadie sabía muy bien qué pensar.

-¿Y usted qué pensaba?

-Él es una persona tan amorosa, tan correcta. No podría decir una palabra mal de Juan más que era un amoroso pero tampoco porque a mí no me haya pasado nada voy a negar una experiencia si fue traumática para otra mujer.

-¿Cuántas veces compartieron elenco?

-Trabajé con él en Soy gitano (2003) pero no compartíamos escenas y después en Camino al amor (2014), donde yo hacía de su mamá y Eva de Dominici de su hija, mi nieta.

-¿Y nunca advirtió ningún comportamiento extraño?

-No, pero debo decir que se abrió una puerta que era necesario que se abra.

-¿En qué sentido lo dice?

-En el medio estaba aceptado el chicaneo de los hombres hacia las mujeres. Antes, a una no le caía del todo bien un comentario y lo dejaba pasar pero ahora decís ‘¿por qué me hablás así?’. Hay que ver hasta dónde va el comentario y creo que hoy hay más consciencia de cómo nos tenemos que relacionar.

-¿Alguna vez le tocó pasar por una situación semejante?

Nunca… y de pronto si alguien quiso tener algo conmigo me lo preguntó.

"El aborto es algo muy grave. Las dos partes tienen razón", sostiene Blum. (Guillermo Rodríguez Adami)

“El aborto es algo muy grave. Las dos partes tienen razón”, sostiene Blum. (Guillermo Rodríguez Adami)

-Volviendo al colectivo de Actrices…

-A mí lo que me conmovió y me pareció muy importante es ver a un grupo de mujeres avalando a otra: ‘A mí me pasó o no, pero a vos sí por eso me importa y te apoyo para que tengas el valor de decirlo’.

-Y con otras causas que ellas defienden, como la legalización de aborto, ¿qué piensa al respecto?

-El aborto es algo muy grave. Las dos partes tienen razón: hay que proteger la vida básicamente, ¿quién puede discutir eso? Ahora hay circunstancias, chicas que tienen un desamparo o fueron víctimas de violaciones, un horror. Entonces que sepan que hay un lugar donde las van a escuchar, ayudar, y hasta incluso a veces ni siquiera hacer un aborto, a tener ese bebé y darlo en adopción.

-¿Le pasó?

-No, pero cuando yo era chica, en mi entorno, jamás se me hubiera ocurrido o si a mí me hubiera pasado algo no lo hubiera hablado con mi familia. Hubiese sentido que los decepcionaba. Ahora la sociedad misma mira distinto. Antes una mujer soltera y embarazada: ¡cagaste!

La entrevista va terminando y Betiana se anima a opinar de otro tema que hoy por hoy divide a la farándula local: la famosa “grieta”. “Respeto la ideología de cada uno. El problema se da cuando uno quiere convencer al otro de que ‘esto’ es mejor”, comienza diciendo.

Y continúa, con armonía en sus palabras: “Amo a la Argentina. Es una maravilla de país y todavía no nos damos cuenta de lo que tenemos, de lo bello que es y de todas las posibilidades que hay… En la política se negocia mucho y no se ven referentes que se interesen por el otro. A los políticos les pagaría igual que a los maestros para que aprendan”.

Entonces llegan las dos últimas preguntas: si va a votar el próximo 27 de octubre y si ya tiene en mente algún candidato. “Voy a votar y más o menos ya sé a quien voy a elegir. Hay cosas que no quiero que pasen. Perfectas no son ninguna de las dos propuestas. Es una pena, porque elegimos lo que menos nos disgusta”, cerró, tajante.

 

Fuente: Clarin

Comentarios