Bicentenario: Boudou fue abucheado en San Lorenzo y habló de fascismo

Cada vez que el nombre del vicepresidente fue nombrado el público reprobó su presencia y hasta lo insultó. El Diputado Agustín Rossi dijo que fue una “emboscada” hacía el mandatario. Raimundo lo descartó de plano.


Apenas pisó el Campo de la Gloria el vicepresidente de la Nación Amado Boudou recibió el abucheo de gran parte de los presentes en los actos por el Bicentenario de Combate de San Lorenzo. El motivo: al parecer, el vecino sanlorencino no le perdonó a la Nación “el desplante realizado al no declarar feriado nacional al 3 de febrero”, según varios dijeron.

Tan maltratado fue Amado que segundos antes de hablarle a los presentes el intendente local Leonardo Raimundo debió tomar el micrófono para pedirle a los presentes “un aplauso y respeto a la figura del vicepresidente de la Nación”.

“Es una actitud fascista no escuchar lo que el otro tiene que decir”, respondió Boudou en sus palabras, haciendo estallar de bronca a la mayoría de los presentes. El vicepresidente Amado Boudou destacó en su discurso que “no hay proyectos locales sin un gobierno nacional”, además de destacar lo realizado y conseguido por el modelo kirchnerista en los últimos 10 años, primero con Néstor Kirchner y ahora con Cristina Fernández.

Consultado en Vale la Pena por el incidente, el Diputado kirchnerista Agustín Rossi acusó “al gobernador Antonio Bonfatti y al intendente Leonardo Raimundo, de montar una emboscada al vicepresidente”.

“Sabíamos que se estaba preparando esto, pero igual tomamos la decisión de asistir”, dijo Rossi, quien se mostró muy enojado y señaló además que “no fuimos recibidos por nadie en el Convento y tuvimos que hacer tiempo allí junto al vicepresidente hasta que llegaran las demás autoridades”.

Para el jefe de la bancada kirchnerista de la Cámara de Diputados, fue una “gran hipocresía” que Raimundo haya pedido el micrófono para pedir calma antes de que hablara Boudou. “Eran los militantes socialistas y radicales lo que estaban haciendo esto”, enfatizó.

A esa teoría se sumó el senador Armando Traferri, quien en díálogo con FM Horizonte, dijo que “fue un acto más de los tantos que venimos viendo los sanlorencinos para el 3 de febrero” y señaló que “la situación daba para que se haga otra cosa”. “La verdad, que hoy seamos noticias por la silbatina y no por los aplausos da vergüenza. A mi no me cabe duda que estuvo todo armado”.

En diálogo con Vale la Pena, el intendente Leonardo Raimundo explicó que “lo que hice fue pedirle respeto a la gente para el vicepresidente” y sostuvo que “pensar en eso (la emboscada) es una especulación que no tiene ni ton ni son”.

 

Comentarios