Narcocrimen

Buenos Aires mandó 80 móviles para reforzar el patrullaje en Rosario

"Este aporte es también en defensa propia, porque es una situación que también nos va a llegar a nosotros", aclaró el ministro de Seguridad bonaerense, Javier Almirón.

Rosario recibió este viernes 80 patrulleros y 3 minibuses aportados por el gobierno de la provincia de Buenos Aires para fortalecer el plan de acción que busca combatir el narcocrimen en la ciudad. Este aporte se da en el marco del Comité de Crisis conducido por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el gobernador Maximiliano Pullaro.

Según explicó el ministro de Seguridad bonaerense, Javier Almirón, desde su gobierno pusieron a disposición de Santa Fe distintos elementos para equipar a las fuerzas que trabajan en la ciudad. “Pero nos dijeron que lo que necesitaban eran móviles, ya que están a la espera de la llegada de una tanda de camionetas nuevas”, señaló el funcionario durante el acto de presentación.

Almirón dejó en claro que esta ayuda que ofrece Buenos Aires “es también en defensa propia”.

“No es que estos móviles que están acá nos sobran, pero lo hacemos esto porque es una situación (la del narcocrimen) que también nos va a llegar a nosotros”, advirtió.

Los 80 patrulleros y los tres minibuses bonaerenses se quedarán en Rosario por al menos 45 días, aunque existe la posibilidad de renovar el préstamo por otro período similar. En principio, serán utilizados por los agentes de las fuerzas federales que desembarcaron en las últimas horas.

Almirón puso blanco sobre negro a la hora de explicar esta colaboración: “A todos nos dolió lo que vimos, pero hay que entender que Rosario es el epicentro de una región que está complicada. Venimos haciendo allanamientos, en el marco de causas judiciales, que demuestran una estrecha vinculación entre organizaciones criminales presentes en Rosario y en la provincia de Buenos Aires. Si esta situación crece va a impactar en nuestra provincia”.

“No sé si hay que profundizar en la categoría de narcoterrorismo –expresó–. Lo que sí vemos es que al Estado le está costando controlar la violencia de organizaciones criminales. Los fenómenos que ocurren en Rosario, y no me refiero a los últimos ataques cobardes contra trabajadores, están presentes en la región, por lo que tampoco están exentas Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos. La diferencia es que en Buenos Aires tenemos capacidad para esclarecer los homicidios y apresar a las bandas”.

Luego advirtió que si Santa Fe aceptó esta ayuda “es porque no contaba con la cantidad de patrulleros suficientes”, y dijo que Pullaro les aseguró que la Policía santafesina cuenta con 200 móviles para todo el territorio provincial.

En la misma línea remarcó que “en el marco del debate por el ajuste, se demuestra que el desmantelamiento del Estado achica la capacidad para enfrentar el delito”. Y completó: “A nosotros no nos sobran los recursos. Con el fondo de financiamiento que hace unas semanas nos cortó el presidente pudimos equipar a la Policía, a la que podemos entrenar y tener profesionalizada”.

“Ojo con eso de achicar el Estado –insistió–. En un contexto de 60 por ciento de pobreza proliferan los narcos que ofrecen a las mamás pagar los antibióticos de sus hijos o llevar alimentos a los comedores”.

30