Buscan desalentar el uso de cajas de seguridad

La reforma del Código Civil y Comercial incluye un apartado para los usuarios de estos cofres. Otorga a los bancos una responsabilidad limitada para casos "fortuitos externos a su actividad" y permite fijar un tope.


En la actualidad, se estima que hay unas 700 mil cajas de seguridad alquiladas, donde se guardaría una parte de los 200.000 millones de dólares que salieron del sistema financiero en las últimas décadas.

Específicamente, se cree que en esos cofres hay depositados al menos 90.000 millones de dólares, lo que equivale dos veces a las reservas que dispone el Banco Central, algo que preocupa al Ejecutivo nacional.

Ante la fuga de capitales y la escasez de divisas, buscaría desalentar el uso de esas cajas para lograr que parte de ese dinero sea inyectado nuevamente al sistema financiero local. La iniciativa forma parte de la reforma del Código Civil y Comercial, publica el diario El Cronista.

En el proyecto de ley que está siendo analizado por los legisladores se incluye un apartado sobre el tema, en el que otorga a los bancos una responsabilidad limitada para casos “fortuitos externos a su actividad”. Además, permite que fijen un tope en el monto del contenido a guardar en los cofres.

En rigor, ese límite ya existe (50 mil dólares) pero en casos de robos o golpes comando en muchas ocasiones las entidades monetarias terminan otorgando una suma superior a la pautada “a los efectos de disminuir el riesgo reputacional” y dado que no existe normativa alguna en la que puedan apoyarse los contratos que se firman entre las entidades y sus clientes, añade el matutino.

El texto de la reforma del Código Civil y Comercial plantea “causales” que podrían aducir los bancos para quedar eximidos de pagar una compensación en casos de robo. En ese sentido, señala que las entidades monetarias “no responderán por caso fortuito externo a su actividad”.

“Un boquete o cualquier acción que venga del exterior y que no forme parte de las incumbencias del banco perfectamente podría ser un caso fortuito externo a la actividad del banco, lo que lo eximiría de responsabilidades”, evaluó a El Cronista Gustavo Giatti, especialista en el tema.

Además, de convertirse en ley la reforma, resultará válida la cláusula que actualmente rige y limita la responsabilidad del banco hasta un monto determinado, siempre y cuando la entidad hubiera notificado debidamente al usuario acerca de la existencia de ese tope.

Por estos días, pese a que el banco hubiese firmado un contrato con su cliente sobre el monto máximo que cubre en casos de robos, queda a criterio del juez el resarcimiento que se dará por “daños a la persona”.

Para Giatti, estas modificaciones “buscan desalentar el uso de las cajas de seguridad porque recorta las responsabilidades del banco sobre el particular y le pone un marco normativo a la acción de la jurisprudencia en este tema”.

Comentarios