¿Esta vez cerrará?

Buyatti: Tras el anuncio de Vicentín ahora se teme por su continuidad productiva

La cerealera de Puerto San Martín operó este año porque su par le alquiló las instalaciones, Pero ante el panorama actual, nadie asegura que la transacción se repita


Los trabajadores de la cerealera Buyatti otra vez concluirán un año lleno de incertidumbres en torno a su futuro laboral.

Es que este próximo 30 del corriente vence el contrato de alquiler que detenta Vicentín respecto a tales instalaciones fabriles. Y si bien todo hacía suponer su renovación, tras el anuncio del gigante respecto al atraso en los pagos a proveedores a razón de un “estrés financiero”, nada asegura que esa operación pueda consumarse.

Por el contrario, ni los más optimistas son capaces de convalidarlo.

“No sabemos que puede pasar”, se sinceran desde el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA), que meses atrás, cuando la planta recuperó su producción, anunciaron el hecho como un gran triunfo.

Ahora, no tienen respuestas.

Lo que queda cloro, al igual que el año pasado, y también al ante ante año, es que los dueños del establecimiento, Buyatti, no tienen un peso para reactivar por cuenta propia sus instalaciones, y que la única salida que siguen ofreciendo es consumar un alquiler.

En la actualidad, alrededor de 90 personas dependen directamente de esta fuente de empleo. Si bien cobran sus salarios de forma diferenciada del resto de los afiliados aceiteros, la excepción es avalada a fin de “mantener el trabajo”.

Para los Buyattis es un negocio redondito, ya que no tienen que hacerse cargo del mantenimiento de la planta industrial como tampoco de sueldos, aportes y mucho menos indemnizaciones. Al menos por ahora, hasta que el año acabe.

Vale indicar que además de esos 90 puestos directos hay medio centenar de camioneros que transportan granos y productos desde este predio hasta las terminales portuarias asignadas para el embarque de dicha mercadería; ergo, si cierra Buyatti se quedan sin trabajo.

Comentarios