Complejo Sojero

Capacidad ociosa y caída en volúmenes de fabricación de aceite y harina de soja

La industria elaboró un informe que expone inconvenientes, como la alta carga tributaria. Por primera vez, hubo mayor ingreso de trigo que de la oleaginosa, que no genera valor agregado


Desde la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro Exportador de Cereales (CEC), reconocieron que la industria aceitera no pudo revertir, en lo que va del año, los márgenes de molienda.

Tales márgenes negativos datan desde julio, apenas un mes después de terminada la cosecha, y se extienden hasta el presente.

La capacidad ociosa viene aumentando de forma ininterrumpida y alcanzando en noviembre casi el 50 por ciento, o sea que las agroexportadoras hoy procesan la mitad de la soja que podrían industrializar.

De continuar esta tendencia, la cifra en diciembre podría alcanzar el 60 por ciento, igualando los peores momentos en la historia de la industria.

Así y todo, los industriales mantienen la operatoria de internacionalización de los productos para abastecer el consumo mundial, que por otra parte, continúa siendo constante.

Argentina es el principal exportador de aceite y harina de soja, aportando el 50 por ciento en de lo comercializado en aceites, en todo el planeta, y el 41 por ciento, en harina.

“El crecimiento del sistema alimentario mundial no tiene vencimiento, cada año el mundo genera más y mejores consumidores, con mayores ingresos per cápita y con grandes cambios en los hábitos de consumo. Este es el compromiso de la Argentina como país y de las empresas agroexportadoras, solo se necesita que el ambiente de negocios sea el adecuado para lograr cumplir con nuestro legado: alimentar al mundo”, enfatizaron las entidades, a través de un documento.

Otro punto a tener en cuenta es que, de acuerdo a un informe elaborado por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) la carga tributaria de la cadena asciende a 260,54 dólares por tonelada de soja industrializada (con un precio FOB de soja en 564 dólares).

Del total de impuestos, 69 por ciento son nacionales no coparticipables, 25 por nacionales coparticipables, 5 por ciento impuestos provinciales, y el 1 por ciento restante, municipales.

El cuadro se completa con otro dato poco alentador.

Durante el primer mes de la cosecha de trigo, ingresaron a los puertos de la zona 42,733 camiones con este cereal, totalizando 1,282 millones de toneladas.

Por primera vez en el año, el volumen ingresado de trigo supera los volúmenes ingresados de soja, que registró en igual período el ingreso de 37.757 camiones y 1,133 millones de toneladas. Incluso lo mismo sucedió en comparación con el maíz, con un ingreso de 34.898 camiones y 1,047 millones de toneladas.

Vale precisar que de estos volúmenes, lo único que genera un valor agregado, esto es una industrialización con la consecuente generación de empleo, es la oleaginosa. El resto se carga tal como llega a las bodegas de los buques.

El volumen de molienda industrial del período enero-noviembre de 2021 fue de 39,538 millones de toneladas, lejos de los de 44.483 millones que se registró en 2016.

Comentarios