Casi 8,5 millones de pesos aportan, por año, los beneficiarios de pensiones graciables

La cifra corresponde a Puerto San Martín, la que es volcada al comercio local. El pasado lunes se entregaron otras nueve pensiones nacionales.


La entrega de las nueve nuevas pensiones graciables en Puerto San Martín fue motivo para que desde la Municipalidad se invitara a los casi trescientos que ya gozan con este derecho para materializar esta política de inclusión social, tal lo aseveró el intendente Carlos De Grandis.

Para la ocasión, se hizo presente Mónica Sosa, titular de la sub Secretaría de Organización de Ingresos Sociales del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, y también María Fernanda Ruiz Díaz, a cargo de la Dirección de Ejecución de Proyectos Sociales Integrables y Cooperativos del mismo ministerio.

“Decimos que cada persona que accede a estas pensiones no son beneficiarios, sino sujetos de derecho, es así como el estado cumple con su rol y asegura el acceso a este derecho, traducido en un monto económico, por parte de sus habitantes”, especificó Sosa.

La funcionaria expuso la necesidad de su área para que los intendentes y presidentes comunales sirvan de nexo para que los habitantes de sus localidades accedan a este derecho.

“Depende mucho de sus gestiones, pues si bien el estado quiere satisfacer el cumplimiento pleno de la ley, el país es muy grande, pero si los mandatarios locales se ocupan, todo se hará con rapidez”, indicó.

A manera de ejemplo, expuso el caso de Puerto San Martín. “No todos los municipios trabajan así, acá hay un trato hasta personalizado, donde los empleados municipales ayudan para la confección de los legajos, ojalá en otros lugares cuenten con un equipo y la predisposición que tiene Carlitos (aludiendo al intendente De Grandis”, indicó.

Con estos últimos nueve pensionados, el total de asignaciones rondan los trescientos.

Dicha cifra  adquiere dimensión e importancia si se la traduce en el volumen mensual de dinero que, solamente en Puerto San martín, se percibe, esto es, unos 750 mil pesos mensuales, que calculado en un año, se traduce en casi 8,5 millones de pesos

“Lo distintivo en ello es que el grueso de ese dinero es volcado al comercio local, por lo que, indirectamente, el Estado también satisface otra demanda”, concluyó Sosa.

 

Comentarios