Muerte en custodia

Caso Maxi Heredia: Dos bolsitas de cocaína y una autopsia aún sin terminarse

La defensa de uno de los policías imputados dijo que esperan "los resultados toxicológicos" y admitió el secuestro de droga "de un bolsillo". Según el letrado, “Heredia estaba en un alto grado de exaltación"


La autopsia a Maximiliano Heredia aún no pudo finalizarse. La rotura de un equipo de diagnóstico por imágenes en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria impidió la realización de una tomografía computada de cráneo, para que la fiscal Melisa Serena pueda avanzar todavía más en las causas de la muerte del sanlorencino de 32 años.

José Nanni, abogado defensor de uno de los cuatro policías imputados por el delito de homicidio preterintencional, aclaró que aún “se esperan los resultados toxicológicos” y aseguró que “del bolsillo de Heredia se secuestraron dos bolsas de cocaína”. Cuando todavía no finalizó la autopsia, “lo que se comenta off the récord es que habría ingerido estupefacientes y alcohol”, deslizó el letrado en FM Red 105.7.

De acuerdo a la acusación de la fiscal Serena y a la investigación por el lado de la defensa, Nanni ensayó una reconstrucción de lo acontecido aquella medianoche del 1° de julio en Brown al 2200 de San Lorenzo. “Un quiosquero solicitó la presencia policial porque Heredia se había puesto fastidioso y agresivo, solicitándole la entrega de una cerveza”, expresó.

“Heredia estaba en un alto grado de exaltación -continuó Nanni- cuando lo detuvieron dos policías que no son mis defendidos. Pidieron refuerzos y ahí llegó el segundo móvil, que es conducido por mi defendido (NdR: Rodrigo González). Entre tres, mientras mi defendido continuaba arriba del patrullero, lo subieron a Heredia a la camioneta”, apuntó.

Según el defensor, “era tan grande el estado de exaltación de Heredia que entre tres policías no podían subirlo a la caja de la camioneta para llevarlo a la sede del Comando Radioeléctrico”.

Con Heredia esposado y cargado en la caja del patrullero, “en el trayecto al Comando vieron que empieza a cambiar el color de piel. Comenzó a ponerse azul y a tener convulsiones. Ahí desviaron el trayecto. Lo dejaron en la guardia del hospital Granaderos a Caballo y ahí terminó la participación policial”.

En el hospital provincial de San Lorenzo tuvieron que reanimarlo de un paro cardiorrespiratorio. “Lo compensaron y lo estabilizaron. Y decidieron los médicos que debían internarlo en una terapia intensiva. En ambulancia lo trasladaron a Cañada de Gómez por una cuestión de disponibilidad de camas”, describió el letrado.

Heredia llegó con vida al hospital San José de Cañada de Gómez. “Y ahí terminó de descompensarse. Según la historia clínica, Heredia tuvo tres paros cardiorrespiratorios. Uno en el hospital de San Lorenzo y dos reanimaciones en la ambulancia”, precisó Nanni.

 

Qué es un homicidio preterintencional

En la audiencia imputativa, la fiscal Serena acusó a los cuatro policías del Comando Radioeléctrico por el delito de homicidio preterintencional. “Es una figura del Código Procesal Penal cuando el legislador entiende que la persona acusada no tuvo intención de cometer un homicidio, como si el accionar estuviese dirigido a otra figura penal, como el delito de lesiones”, explicó el penalista.

Comentarios