Caso Perassi: negaron pedido de excarcelación para dos acusados claves

Gabriel Strumia y Mirta Rusñisky seguirán presos. Así lo ratificó el juez Carbone, que le dio el visto bueno al dictado sobre ellos de presión preventiva efectiva.


La Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario rechazó ayer un recurso presentado por las defensas de Gabriel Strumia y Mirta Rusñisky, dos de los imputados en la causa por la desaparición de Paula Perassi. De esta forma, la resolución dictada ayer por el camarista Carlos Carbone implica que ambos seguirán detenidos con prisión preventiva efectiva.

En una audiencia realizada ayer en los Tribunales de Rosario, el abogado de Strumia, Enrique Sirio, insistió en pedir la excarcelación de su defendido y argumentó que “no solamente lleva privado dos años de su libertad, sino que esta causa lleva seis años de proceso de investigación”, por lo que “en referencia al debido proceso y al estado de inocencia, entendiendo que se ha olvidado la situación particular de su defendido, padre de familia que tiene a sus tres hijos abandonados, sin posibilidad de desarrollar tareas o trabajos en su taller, que hoy está en manos de su hijo de 21 años”. También recordó que “Strumia siempre estuvo a derecho”, y que no se está teniendo en cuenta “el estado de inocencia de su defendido, violándose todos los principios consagrados por los tratados internacionales”.

Por su parte, el letrado de Rusñisky, Luis Rossino, aludió a “la calidad de vida de los hijos discapacitados de la imputada, los cuales necesitan de su cuidado; además, a partir de informes, se habla de un de efecto ambiguo, en cuanto a la visita semanal de la señora Rusñisky, puesto que si bien mejora el aseo de ellos (sus hijos) porque lo organiza, al partir, produce un efecto «rebote», contrario al deseado”.

También mencionó un informe médico que “sostiene los hijos que no tienen solución, que necesitan de la madre”, y que “las testimoniales de la policía, informes del Instituto Médico Forense, todo esto que acredita que tienen un 90 por ciento de incapacidad de dos personas, de las cuales la imputada es curadora”. En cuanto a la posible peligrosidad procesal, el defensor subrayó que “no se está pidiendo una libertad, sino una detención domiciliaria”.

La Fiscalía, en tanto, defendió “la prórroga de la prisión preventiva porque se estaban por cumplir los dos años de la misma”, e hizo alusión a “la gravedad del delito, la complejidad de la causa, que tiene nueve imputados y lleva seis años, sin todavía poder encontrar a la víctima, y que justamente los encargados de la investigación, que era el personal policial, hoy resultan imputados”. El fiscal Román Moscetta también afirmó que “la pena en expectativa supera los 10 años de prisión, evidenciando el peligro de fuga”.

El abogado de la querella Rodrigo Mazzuchini, en tanto, dijo que “aquí no se tratan los presupuestos de la prisión preventiva, sino que se discute la prórroga excepcional de la misma”, a la vez que aludió al riesgo de entorpecimiento de la investigación si los imputados recuperan su libertad.

Luego de escuchar a todas las partes, el juez Carbone resolvió “confirmar la resolución apelada en cuanto fue materia de recurso”, lo que implica que Strummia y Rusñisky seguirán detenidos.

 

Comentarios