#CasoArrieta Cómo fueron los minutos previos a la muerte del joven motociclista de Aldao

El derrotero de Roberto Arrieta. Había eludido un control de tránsito en San Lorenzo. Llamó a su hermano avisarle que estaba detenido. Junto a sus amigos la emprendieron contra la comisaría, donde se produjo el disparo fatal


La fiscal Karina Bartocci está a cargo de la Fiscalía de Violencia Institucional y fue quien difundió la primera versión oficial de la muerte de Roberto Arrieta, ocurrida ayer entre las 19.30 y 20.00 horas en Puerto San Martín.

“Las primeras pericias, que se realizaron sobre el arma y el cuerpo, prácticamente confirman que murió por una bala antitumulto”, expresó la funcionaria judicial a diferentes medios de prensa. También admitió que está reuniendo la mayor cantidad de elementos probatorios para determinar lo sucedido minutos antes del fatal desenlace.

¿Qué pasó en menos de una hora para que un joven que paseaba en moto por San Lorenzo terminara muerto de un balazo en la puerta de la comisaría de Puerto San Martín?

“Los momentos previos están todavía en investigación, aunque se cuenta con varios elementos que serán fundamentales para despejar cualquier duda. El por qué y qué pasó todavía lo estamos viendo; hay cámaras de video vigilancia pedidas y material filmado por familiares y amigos, pero estamos esperando que nos lo sea remitido”, precisó Bartocci durante la jornada de hoy.

SL24 trató de reconstruir el caso y los resultados fueron los siguientes:

Arrieta festejaba ayer su cumpleaños número 22, y tras reunirse al mediodía en Aldao junto a parientes y amigos, decidió trasladarse hasta San Lorenzo, en moto, y acompañado de su presunta novia. Algunas versiones apuntan a que su intención era pasear por la ciudad histórica; otras que llegó en busca de alimentos para seguir con los festejos.

Personal de Tránsito del municipio sanlorencino, acompañados de varios uniformados, dispusieron, también ayer, operativos de controles vehiculares, algo que regularmente se lleva a cabo. El joven eludió al mismo, montado en Oroño y San Martín, y por ello fue perseguido por la policía, que a su vez alertó a sus  pares de Puerto San Martín, sitio hacia donde el evadido se dirigía.

Precisamente en esa localidad, en la esquina de San Martín y Córdoba, un móvil logró cortarle el paso y conductor y acompañante del rodado menor caen al piso, ocasionándose lesiones de menor consideración. Tras la atención médica de profesionales, Arrieta es llevado a la comisaría local para averiguarle sus antecedentes.

En ese ínterin, se comunica telefónicamente con un hermano a quien lo informa de todo lo sucedido y le pide, asustado por toda esta situación, que vaya a rescatarlo. Sin dudarlo, emprende su viaje hasta la comisaria a bordo de un Renault Megane, protagonizando un choque con una motocicleta a la que casi deja abandona ya que su prioridad era llegar hasta la comisaría.

Cuando arriba, su hermano ya había sido liberado y se hallaba en compañía de varios amigos, y entre todos habrían comenzado a reclamarle a la policía un exceso de violencia. Por ello un móvil resultó apedreado y un efectivo del Grupo de Operaciones Complejas (GOC) decidió esparcir a los manifestantes con disparos de un arma anti tumultos (con balas de goma); una de ellos fue el que a muy corta distancia se alojó en el pecho de Roberto Arrieta, generándole una lesión de la que no pudo recuperarse.

Esta es apenas una versión extraoficial de los hechos que ahora la Fiscalía y Asuntos Internos de la policía están abocados a investigar para descubrir la verdad y determinar así las responsabilidades que les cabe a los uniformados que participaron tanto del operativo que acabó con la detención del joven y su posterior traslado  sede policial, como del personal que protagonizó los aludidos disparos con munición anti tumulto.

Comentarios