Chau Arsa: Lifschitz retirará la concesión de la autopista para fines de agosto

El gobierno provincial confirmó que para septiembre el vínculo contractual con la concesionaria estará terminado, argumentando para ello “inversiones pactadas no cumplidas”


El gobierno de Santa Fe comenzó a aclarar el panorama respecto de la concesión de la autopista Brigadier Estanislao López y que une a Rosario con Santa Fe.

Por un lado, estimó que para fines de agosto finalizará el vínculo con Arssa por incumplimiento de las inversiones pactadas, y, por otro, confirmó que comenzará con el nuevo esquema. En ese nuevo modelo, se encargará de invertir en las obras viales, y la concesionaria que quede a cargo se limitará a las cuestiones administrativas.

“La empresa ya fue notificada oficialmente acerca de la quita de concesión. Por eso buscamos llegar a un mutuo acuerdo para terminar el vínculo a fines de agosto o principios de septiembre, y de esa manera tomar poder tomar la estructura de la autopista y empezar a hacer las obras a partir del presupuesto provincial”, afirmó el ministro de Infraestructura y Transporte, José Garibay.

Según el funcionario, a partir de esa fecha regirá el proceso de una nueva concesión, donde a diferencia del actual, que prevé que la inversión la haga el privado, éste se reducirá a realizar la administración del peaje, de la seguridad, y del mantenimiento preventivo.

La Provincia encargó a la Universidad del Litoral un estudio para identificar la situación técnica, administrativa y jurídica que les permita dar los fundamentos de la finalización adelantada al contrato de concesión de la autopista. Según trascendió, Arssa, constituida por firmas de renombre de la construcción, habría hecho lo mismo a través de la Universidad de Rosario, y esto adelanta que, el costo que la Provincia deba pagar para retirar al actual concesionario, no será gratuito.

“En el tema de brindar seguridad, la empresa lo hizo adecuadamente. En la repavimentación hizo un tercio de lo previsto e insumió más inversión, debido a que las condiciones que se encontraban en la base de asfalto hicieron tirar una carpeta entera, acarreando más costos. Queremos identificar si eso era previsible, y si había responsabilidad y culpa de la concesionaria en no haber tenido en cuenta eso”, apuntó Garibay.

Según trascendió, Arssa interpondría como fundamento del incumplimiento una deuda de la Provincia, la cual reconoció el ministro pero dijo que no es el punto de inflexión para que incumplan el contrato.

Lo que hasta el momento nadie aclaró es el futuro de los trabajadores del peaje, que si bien desde el gremio anunciaron que la Provincia los contendrá, hasta tanto se conceda la autopista a otro concesionario, hasta el momento, no hay confirmación oficial. En especial, sobre el trato legal que significará desprenderse de una firma para pasar, temporariamente a la esfera pública, y luego regresar, se supone, a depender de otra empresa privada.

Comentarios