Chester, el perro que puede ser clave para encontrar a Paula Perassi ¿Cómo trabaja?

El perro rescatista marcó en tres oportunidades diferentes una zona específica de la cava donde se sospecha que podría estar enterrada la joven desaparecida.


Entre las tareas más comunes de los perros de búsqueda y de rescate se encuentran el rastreo de personas cubiertas por escombros, personas atrapadas en espacios confinados, estructuras colapsdas o deslaves sobre áreas habitadas; personas extraviadas en áreas rurales como bosques, pantanos o montañas; rescate por arrastre de náufragos o bañistas; búsqueda forense para víctimas de desastres, crímenes, fosas, comunes o personas ahogadas en cuerpos de aguas.

El perro de rastreo busca individuos a partir de numerosos indicios olfatorios (huellas, objetos o distintas pistas). Su misión en casos como el de Paula, que se presume fallecida, es detectar el olor que emite el cuerpo a partir de pequeñas moléculas que son detectables por el perro.

Pero no es una tarea sencilla y requiere un entrenamiento específico donde se selecciona a los perros con capacidades olfativas, habilidad de concentración, dinamismo, resistencia, tenacidad, valentía e indiferencia por los disparos, entre otras cualidades.

Cristian Kuperbank, miembro de un equipo de rescatistas que también utilizan perros de rastreo, contó que los canes «explotan sus cualidades de olfato». Y agregó, en diálogo con C5N: «Ellos no sufren en ningún momento. Son dos o tres años de trabajo intensivo para que el perro simplemente en diez minutos pueda definir una situación».

 

¿Cómo trabajan los perros rescatistas? La explicación de un adiestrador:

Así entrenan los perros:

Comentarios