Ley de bases

CIARA aseguró que no pidió la conciliación obligatoria para el paro de aceiteros

Gustavo Idigoras presidente de la Cámara dialogó con SL24 aseguró "El dictado de la conciliación obligatoria fue una decisión de la Secretaría que no fue solicitada por las empresas"

La reciente intervención de la Secretaría de Trabajo de la Nación, que dictó la conciliación obligatoria para evitar un paro programado por el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo, ha generado una fuerte tensión entre el gremio y la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA). El sindicato ha acusado a las empresas miembros de CIARA de gestionar esta intervención para frenar la medida de fuerza.

El conflicto se desató cuando el sindicato, liderado por su secretario general Daniel Succi, anunció un plan de lucha en rechazo a la posible reimposición del Impuesto a las Ganancias en el nuevo paquete fiscal. Aunque la medida fiscal fue exceptuada, el sindicato decidió continuar con su plan, enfocado ahora en la reforma laboral. Según Succi, la conciliación obligatoria fue una “maniobra burda y sucia” orquestada por las empresas agroexportadoras para neutralizar la huelga.

“Seguimos con el plan de lucha, no somos como otros sindicatos que recogieron la bandera”, declaró Succi en un reportaje con FM 93.5. Criticó a las empresas por gestionar la intervención de la Secretaría de Trabajo y aseguró que el sindicato no cederá en su lucha por los derechos de los trabajadores. “Fue una maniobra burda y sucia”, dijo Succi, apuntando a la patronal como responsable de detener la huelga. Además, enfatizó que uno de los temas principales para sostener su reclamo es la reforma laboral.

Por su parte, Gustavo Idígoras, presidente de CIARA, respondió enfáticamente a estas acusaciones, defendiendo la postura de las empresas y aclarando que no solicitaron la intervención de la Secretaría de Trabajo. “La decisión de un paro nacional tiene una connotación netamente política ya que no existe ningún conflicto salarial ni paritario con la industria”, afirmó Idígoras.

Idígoras subrayó que la decisión de dictar la conciliación obligatoria fue enteramente de la Secretaría de Trabajo. “El dictado de la conciliación obligatoria fue una decisión de la Secretaría que no fue solicitada por las empresas”, reiteró. Además, destacó el compromiso de CIARA para mantener la producción y la estabilidad en el sector, especialmente en un momento económico delicado. “Manifestamos el apoyo y la cooperación para gestionar en la Cámara de Diputados propiciando que no haya paros que compliquen la industria”, concluyó.

 

5