"Que se adecúe o que cierre"

Comercio de San Lorenzo se puso de punta a la mayoría de sus vecinos

Acusan que hace mucho ruido y que a la madrugada, durante las noches de calor, los parroquianos ganan la calle y andan a los gritos. Noches complicadas en la ciudad...


Vecinos del bar Gamarra, ubicado en inmediaciones de Pucell y 3 de Febrero, en San Lorenzo, reclamaron a sus dueños “un poco más de compromiso” para tener una sana convivencia.

Es que los ruidos y desórdenes que produce durante su funcionamiento, durante las noches, los llevó a quejarse.

“No se puede dormir”, dijo una vecina en alusión a lo fuerte que resuena la música en el interior del local comercial, donde es evidente que no dispone del material acústico necesario.

Lo mismo apuntaron respecto a lo que ocurre en la vereda, en especial durante las noche de más calor.

“Los chicos salen y se la pasan gritando en horas de la madrugada; así no se puede dormir”, refirió otro vecino.

Mención aparte merecen los desórdenes que los parroquianos dejan en las inmediaciones.

“Estamos cansados que en nuestras puertas aparezcan restos de orina y vómitos”, finalizó, muy enojada, una vecina del lugar.

Comentarios