Cuarentena flotante

Cómo es y quién es el dueño del yate en el que Juana Viale y su hija disfrutaron el verano europeo

La embarcación, una especie de ciudad flotante de 64 metros, 5 pisos, pileta, sala de cine, gimnasio y bodega es propiedad del socio del marido de Pamela David.


La vida despojada y ciento por ciento al natural que Juana Viale pregona y confiesa cuando está en Argentina acepta algunos “permitidos” cada vez que la conductora se aleja del país. Como si la distancia le modificara algunos pensamientos y ciertas convicciones, ese andar porteño sin demasiadas pretensiones se vuelve sofisticación, glamour, lujos y excentricidades a miles de kilómetros de Buenos Aires.

La actriz acompañó a su hija Ambar en sus primeros días en Francia — y ambas pasaron unos días de vacaciones en un despampanante yate propiedad de un mega millonario argentino.

La embarcación, que mide 64 metros, tiene 5 pisos y cuyo costó de construcción superó los 30 millones de dólares pertenece al magnate Mauricio Filiberti, un poderoso hombre de negocios vinculado al mundo de la energía: hace unos meses dio uno de los golpes más grandes de su trayectoria empresarial al adquirir, junto a , la distribuidora eléctrica Edenor.

El Yate se llama Attila, y en sus cubiertas Juana y Ambar fueron fotografiadas por la versión argentina de la revista Hola!, que con esas imágenes ilustra su portada de esta semana.

JUANA EN LA MOTO DE AGUA DESPUES DE UN CHAPUZON

¿Como llegaron Juana y Ambar a semejante lugar? Filiberti, de 72 años y en pareja con la joven modelo misionera Camila Pitana, de 30 (se conocieron hace una década, cuando él le mintió y le dijo que tenía 50, y con quien tiene una hija), es muy amigo de Marcela Tinayre y les ofreció “el barquito” a las dos muchachas, que no dudaron en aceptar la invitación y cuando accedieron a la nave se encontraron con una verdadera “ciudad” distribuida en sus cinco pisos y en sus amplísimos y generosos salones.

Madre e hija se entregaron a los rayos de febo frente a las paradisíacas playas de Cerdeña. Allí pasaron una especie de cuarentena acuática, ya que se recluyeron allí para transcurrir los días de aislamiento obligatorio.

EL IMPRESIONANTE ATTILA DONDE JUANA Y AMBAR HICIERON SU CUARENTENA.

De acuerdo a lo informado en su momento por la revista Noticias, el yate, que hasta llegó a ser presentado en la tapa de una revista especializada como uno de los más importantes construidos entre 2019 y 2020, tiene una serie de “lujos asiáticos” tales como gimnasio, sauna, y una piscina de cinco metros de largo con piso transparente que funciona como techo de la cubierta de abajo, donde hay un ambiente llamado “club de playa” equipado con sillones y una gran mesa cubierta en mármol.

La frutilla del postre es un helipuerto para cuando Filiberti o cualquier invitado pretende llegar por vía área.

JUANA Y AMBAR TOMANDO SOL CON OTRA PERSONA.

En ese sentido, la misma publicación dio cuenta de los opulentos gustos del amigo de Marcela Tinayre, que también está de alguna manera vinculado a la farándula ya que es íntimo del “Conde” Dubarbier, ex de Juliana Awada y de Viviana Canosa.

Según un preciso y riguroso informe de Noticias, Filiberti tiene nada menos que tres aviones -en sociedad con otros empresarios- y una flota de automóviles deportivos y de lujo entre los que se encuentra un Porsche, y una Ferrari que en su momento le vendió a Leo Fariña, el polémico ex de Karina Jelinek.

Además de darse algunos chapuzones en el mar Tirreno y de usar algunos vehículos acuáticos como motos o botes, Juana visitó y disfrutó de la imponente cava con capacidad para 500 botellas del mejor vino y las mejores bebidas del mundo, aclimatadas a las temperaturas adecuadas, otra parte de la lujosa embarcación que también tiene dos garajes, una parrilla, decoración con arte moderno y muebles clásicos de tono claro.

En breve volverá a Buenos Aires, a su vida mundana y serena. El permitido se lo dio allá.

Comentarios