¿Cómo viven nuestras mascotas las incesantes lluvias y las inundaciones?

Los chicos, los muebles, el auto, la casa, la ropa. Todos nos preocupamos cuando el agua avanza. ¡Y también nuestras mascotas sufren con el agua, y mucho! ¿Qué hacer y cómo cuidarlos?


Miles de mascotas -en general perros y gatos- resultaron damnificadas por el temporal y la inundación. Muchas fallecen por el avance de las aguas y muchas otras desaparecen o se escapan de su casa.

Cundo el agua llega lo importante es alejar a nuestras mascotas de ella, subiéndolos a superficies más elevadas. Un segundo piso, en caso de tenerlo en casa, o inclusive el techo. Aunque puede resultar difícil es importante mantenerlos con nosotros, sujetándolos para que no se pierdan en el agua.

Es importante que las mascotas no tengan contacto con el agua u otros líquidos en el suelo; además de los desechos, el agua puede estar contaminada con enfermedades infecciosas y parasitarias.

Pero no hace falta que sea una inundación: también es «complicado» para las mascotas convivir con varios días de lluvia como los que venimos padeciendo en el cordón. Paciencia, cariño y mucha contención son los tres pilares fundamentales.

Lo más importante es mantenerlos secos y lo más calientes posibles; además de -como todos los días- asegurarles alimento y agua fresca varias veces al día. ¿Los paseos? La parte más complicada sin dudas es mantener el ritmo de salidas de la mascota (del pichicho) porque las lluvias no lo permiten. De ser posible aprovechar los momentos en los que no llueve y acompañarlo, atado, a la plaza más cercana.

 

Comentarios