#ComoNuevas: Se venden las dos termoeléctricas construídas en Timbúes

Se trata de las centrales José de San Martín y Vuelta de Obligado. Junto a otras cuatro El Estado las ofrece al sector privado


Por decreto, el gobierno nacional fusionará bajo el nombre Integración Energética Argentina SA a las actuales compañías Energía Argentina SA (Enarsa) y Emprendimientos Binacionales SA (Ebisa).

A través de la norma publicada ayer en el Boletín Oficial, se ponen en venta activos que pertenecen al Estado y que incluyen seis centrales termoeléctricas, tres de ellas en la provincia de Santa Fe.

El decreto 882/2017 firmado por el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Energía Juan José Aranguren, abre la puerta al avance del capital privado sobre el sistema de energía. Con la venta de estos activos, el gobierno central estima recaudar unos 1.000 millones de dólares que serán destinados al repago de obras en ejecución y a obras a ejecutar a futuro.

El gobierno de Macri avanzará hacia la “venta, cesión u otro mecanismo de transferencia” de las acciones de las centrales Ensenada de Barragán, Dique, Güemes, Puerto, Patagónicas y la empresa de transporte de energía troncal de la Patagonia. También se ponen en venta, cesión o transferencia de “los derechos que correspondan al Estado nacional” sobre los las termoeléctricas Manuel Belgrano, Guillermo Brown y tres que se encuentran en la provincia de Santa Fe: Brigadier López (en Sauce Viejo), y José de San Martín y Vuelta de Obligado (en Timbúes).

Esta última, cuando se inauguró en 2014 se comunicó que el Estado poseía el 70% de las acciones.

Las termoeléctricas de Timbúes operan con una potencia conjunta de 1.350 MW, siendo inauguradas en 2014, la primera, y este año, la segunda.

Por el contrario, se mantendrán ajenas al proceso de “valorización” las represas santacruceñas Cóndor Cliff y Barrancosa, la Central Térmica Río Turbio, el Gasoducto del Noreste Argentino GNEA y la ampliación de tres gasoductos de reciente adjudicación, entre ellos Esperanza/Rafaela/Sunchales.

Desde el gobierno nacional explicaron que las medidas pretenden “generar condiciones para una mayor eficiencia, a tono con el programa de desburocratización del Estado, mediante la reducción de su peso en muchas decisiones económicas pero sin dejar de controlar los procedimiento administrativos”, y cuestionó “la larga historia de Enarsa en su falta de transparencia” que el gobierno comenzó a modificar en diciembre de 2015 “mediante una transición que hoy se completa con esta medida que, además, busca generar las condiciones para que sea un instrumento para la integración interna y con los países vecinos”.

Con esta medida, Macri quiere “darle un punto de quiebre al pasado de Enarsa”, la empresa creada en diciembre de 2004 por Néstor Kirchner que tiene bajo su responsabilidad, entre otras funciones, la importación de gas natural desde Bolivia, el intercambio de gas natural con Chile, y las compras de los embarques de GNL.

 

Comentarios