Complejo agroexportador: los embarques subirán de 55 a 73 millones de toneladas para 2019

Lo pronostica un estudio elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario, si se lleva el calado del Paraná a 38 pies. De cumplirse, se aventuran millonarias inversiones y más trabajo en la región


Los despachos por exportación de granos, harinas y aceites desde el complejo sojero local podrían pasar de las 55 millones de toneladas actuales a casi 73 millones en un período de los próximos cuatro años, esto es, para la campaña 2019/2020.

De acuerdo a estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) los despachos de granos y harinas que saldrían desde la zona pasarían de casi 50 millones de toneladas a 65,6 millones, mientras que en aceites, los despachos podrían superar los 4,8 millones de toneladas para situarse en 7,1 millones.

Para los estudiosos, dicho aumento podrá cristalizarse si se lleva a cabo la “adecuación y profundización a 38 pies de calado en el tramo Océano-Timbúes en el río Paraná”, consideraron desde la entidad financiera.

Según la BCR, esa obra permitiría lograr “una mayor sostenibilidad ambiental al aumentar la carga en los buques que ya ingresan al Gran Rosario, una mejora en la seguridad de los buques al disminuir la cantidad de navíos que operarán en este tramo, y también menores congestiones futuras sobre la vía navegable”.

De esta manera, los denominados buques panamax o supramaxes (enormes barcos bodegueros con extensión de 200, 300 o incluso más metros) que ingresan a los puertos de la región podrán cargar más mercadería, por lo que el futuro incremento de la producción, y por ende las exportaciones, podría ser trasladado por esos mismo navíos que ingresan por el río Paraná.

“La profundización a 38 pies permitirá transportar esa mayor carga futura con una menor cantidad de buques; esto implicará una menor congestión futura y mayor seguridad de la navegación en el tramo, con otros importantes beneficios económicos, tales como los costos por flete”, aseguró el informe de la BCR.

Junto a ello, y para la adecuación de las actuales plantas productoras y agroexportadoras situadas en el complejo San Lorenzo/Puerto San Martín/Timbúes, será necesario desembolsar fuertes inversiones que permitan incrementar su capacidad.

Si bien hay algunas que ya anunciaron el desembolso de dinero, como Renova, en Timbúes, y Molinos Río de la Plata, en San Lorenzo, más otras como el caso de T6 (apostará unos 3.000 millones de pesos para su planta puertense) y el anunciado nuevo puerto de AGD en Timbúes, en este esquema se adelanta mayores contribuciones industriales.

Es que llevar al complejo de 55 millones a 73 millones de toneladas no será una tarea fácil. Y menos, en el lapso de tiempo fijado, apenas cuatro años, pues se trata de incrementar la producción en casi 20 millones de toneladas más.

Un enorme desafío para la región, no solo para estas multinacionales agrícolas, sino para la dirigencia local, llámese política, sindical y empresarial, que tendrán que exponer todo su ingenio para acompañar y ratificar este nuevo proceso de transformación al que es expuesto el Cordón Industrial.

Otro dato, no menor, es la adecuación de los caminos de accesos para el tránsito pesado, tanto vial como ferroviario, capaz de trasladar semejante cantidad de materia prima. Por ahora, la Nación ratificó esta obra con un aporte de casi 10.000 millones de pesos.

Comentarios