Desafío para dirigentes de la región

Complejo sojero multiplicará su producción tras el nuevo acuerdo con China

Argentina suscribió un convenio para exportarle harina de soja, que es el principal producto generado en las fábricas locales. Aumentarán los embarques y también los puestos de empleo


Desde siempre los industriales sojeros estuvieron detrás de la posibilidad de exportar harina de soja a China. Por varias razones; primero porque es el país más poblado del planeta y por ende necesitan de una logística alimentaria que este producto resulta indispensable para sostenerla; y segundo porque la harina de soja es el principal elemento elaborado en las fábricas que componen el complejo sojero de San Lorenzo, Puerto San Martín y Timbúes.

Si bien los empresarios se mostraron bien predispuestos para que estas transacciones se concretaran, en especial a través de las gestiones emprendidas desde la Cámara de la Industrio Aceitera de la República Argentina (Ciara), siempre hallaron inconvenientes en el camino. Sabedores de los largo, complicado, intrincado y hasta difícil que ello suponía, nunca bajaron los brazos, y eso parece tener ahora su recompensa.

Tanto desde la cámara empresaria como desde el Ministerio de Agroindustria de la Nación coincidieron con la buena nueva, que consiste en el acuerdo arribado entre China y Argentina para que nuestro país exporte al gigante asiático harina de soja.

Las tramitaciones realizadas por Cancillería finalmente llegan a “buen puerto” y desde las terminales fluviales de la región se duplicarán los embarques. Y con ello aumentará la producción de una industria que tiene una capacidad instalada para cumplir con semejante desafío (hoy tiene casi la mitad ociosa) y, quizás también, se incrementen los puestos laborales. Ello sin comprender el incremento en la prestación de servicios que originan todos los terceros que pertenecen a esta enorme cadena productiva y comercial.

“Histórico: Harina de soja a China. este es el producto que más exporta Argentina y China es el mayor consumidor mundial de proteína vegetal para alimentar animales. Cuenta con más de 500 millones de cabezas entre porcinos y bovinos”, señaló Luis Etchevehere, ministro de Agricultura, a través de su cuenta en Twiter.

El funcionario no paró de demostrar en sus posteos toda la algarabía que le produjo tal noticia. “Este logro es fruto de muchos años de negociaciones entre @agroindustriaAR, @CancilleriaARG, la embajada argentina en China y el @SenasaAR, que beneficiará  al complejo sojero argentino, el más grande del mundo que emplea a cerca de 345 mil personas”, agregó.

Y siguió: “Estimamos una exportación total 2019 de 26 millones de toneladas de harina de soja, 6,5 millones de aceite de soja  y 8 millones de toneladas de porotos de soja; este año ya se llevan procesadas casi 25 millones de toneladas de soja, que representa un 80% del uso de esta oleaginosa”.

En conclusión, la noticia abre un enorme desafío para la industria oleaginosa local, para los cuadros dirigenciales empresariales, políticos y sindicales, y para la sociedad de la región toda, que deberá demostrar su capacidad para saber si están capacitados para aprovechar lo que viene.

Se está ante una situación nunca antes disponible, como ser la de abastecer a un mercado de consumo compuesto por más de 1.000 millones de personas con el producto que nuestro país más fabrica: la harina de soja.

Comentarios

10