Datos oficiales

Complejo sojero sacrifica valor agregado por exportación de productos primarios

Aumenta la venta de granos sin elaborar y el crushing se contrajo 10 por ciento este año. Ello significa retracción en la producción e incertidumbre en puestos de empleo


El complejo sojero argentino, concentrado mayormente en las localidades de San Lorenzo, Puerto San Martín y Timbúes, se enfrenta a un momento de incertidumbre y toma de decisiones en virtud a su transformación que, al sector industrial, no le es nada grato.

Tal como muchos especialistas preveían, la mayoría referentes de las compañías agroexportadoras, la producción se contrajo 10 por ciento en el año en curso. Frente a ello, los embarques de granos sin procesar aumentaron 50 por ciento.

Ello significa la pérdida de valor agregado, es decir, que la fabricación de harinas y aceites de soja y su posterior comercialización al exterior fue menor que en 2019.

Los datos fueron difundidos por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), que informó que entre marzo y junio, las exportaciones del poroto (sin industrializar) se incrementaron 48,33 por ciento respecto a igual período de 2019, lo que significó pasar de 2.762.090 a 4.097.099 de toneladas.

Por el contrario, los embarques de harina se contrajeron de 10.754.530 toneladas a 9.666.379 toneladas.

Los factores que generan estos cambios pueden sintetizarse por dos razones: una caída en los márgenes de la industria debido a un aumento mayor en los precios del poroto que de los subproductos, amén de una menor demanda de harina por parte de la Unión Europea (UE), en contraste con un aumento de los chinos para comprar granos sin procesar.

También influye un tercer factor y es la quita de un diferencial de 3 por ciento que se aplicaba a la exportación del grano en relación a las ventas con valor agregado.

Pero más allá de entender tales razones, el complejo sojero local es el principal generador de mano de obra directo e indirecto, por lo que no sólo el empresariado debe analizar tal situación, determinando si se trata de un hecho coyuntural o una tendencia que se profundizará. De hecho, este “recambio” en las modalidades de los embarques viene sosteniéndose desde hace dos o más años.

Comentarios