Comuna de Ricardone cobró multas por los radares y ahora le debe a la firma concesionaria unos $1.300.000

“Se gastó todo la plata y ahora el proveedor nos la exige a nosotros”, declaró el actual presidente comunal de esta localidad, Juan Carlos Doria. La alusión estuvo dirigida a su antecesora


Semanas atrás, SL24 anticipó que los radares -vigía instalados en la ruta A012, en jurisdicción de Ricardone, y que medían los excesos de velocidad, dejaron de funcionar por determinar de la empresa concesionaria.

Es que la Comuna mantenía una abultada deuda con ella y, ante la falta de cancelación, la firma privada decidió darlos de baja.

El contrato que unía a uno y otro era la instalación y monitoreo de estas cámaras de video, a cargo del privado, y la administración y cobranzas de multas, a cargo del ente estatal. Sobre el total recaudado, luego se depositaría el porcentaje acordado a favor de la firma concesionaría.

“Se gastó toda la plata, ahora esta empresa nos exige el cobro de $1.300.000”, disparó Juan Carlos Doria, el nuevo presidente comunal de Ricardone, respecto a la deuda aludida. Según el flamante funcionario, desde que se instalaron los radares, la administración que presidió Elsa Bianco “nunca les depositó un peso”.

En otro orden, Doria confirmó un acuerdo logrado con los representantes sindicales de los agentes municipales, quienes aceptaron que durante los próximos 90 días, cobren, de ser necesario, sus sueldos en dos cuotas “hasta tanto puedan equilibrarse las cuentas fiscales”, resumió el presidente comunal.

A pocos días de asumir su cargo, Doria sigue hurgando para determinar el volumen total de deuda contraída por la Comuna, que a su entender, es millonaria y compromete el futuro de la administración.

“Si en los próximos 90 ó 120 días no logro equilibrar las cuentas, me voy”, concluyó Juan Carlos Doria, midiendo el desafío que tiene por delante.

 

Comentarios