Le sacaron los cuatro hijos a matrimonio conflictivo de San Lorenzo

La orden fue emitida desde el Juzgado de Familia y la policía intervino en el operativo junto a la Dirección de Niñez provincial. Los chiquitos tienen entre 2 y 11 años. No los mandaban a la escuela y no eran llevados a controles de salud.


Cuatro chiquitos de entre 2 y 11 años fueron retirados de su hogar ayer por la tarde en un operativo que demandó varias horas y que tuvo la intervención de la Dirección Provincial de la Niñez, el Centro de Orientación a la Víctima de la Unidad Regional XVII y personal del Grupo de Operaciones Complejas de la policía de San Lorenzo. La medida se ejecutó tras la orden del Juez Marcelo Escolla, titular del Juzgado de Familia local en una vivienda ubicada en calle Cochabanda, entre Iriondo y Formosa de barrio Moreno.

La medida fue el punto final de más de un año y medio de trabajos e intervenciones realizadas por la Dirección de la Niñez en el hogar indicado. En ese estamento, y en la policía local, se acumularon las denuncias contra el entorno de los chiquitos por maltrato físico y por vulneración de los derechos del niño.

“La vulneración de los derechos puede darse de muchas maneras. En este caso, además de maltrato, los chiquitos no eran enviados a la escuela, no se les permitía tener controles de salud y tampoco tenían relaciones con otros niños“, contó a SL24 Mariela Chile, titular del área de Minoridad y Familia de la Municipalidad de San Lorenzo, también presente en el operativo.

El operativo se realizó con intervención de la policía, que debió interceder para evitar que la dura escena se torne violenta. “Fue una situación muy tensa que duró mucho tiempo. En principio el jefe de familia no quería acceder a la orden y luego terminó haciéndolo, sin violencia, afortunadamente”, señaló Chile. Además de los chiquitos, en el hogar vivían el padre, la madre y una abuela. Ninguno quedó detenido.

Los cuatro niños quedaron al resguardo y fueron llevados a un hogar de tránsito. En principio, la ley apunta a recomponer los lazos familiares con su primer círculo (los padres), pero de no ser posible se trabajará en un segundo nivel (tíos o padrinos). Si tampoco es factible recomponer esa relación se pone en práctica un tercer nivel, el cual implicaría directamente separarlos de su hogar de manera definitiva y ponerlos en adopción.

Comentarios