Con la apertura de siete sucursales, vuelve el Banco Bica

A fines de los '90 vendieron sus 50 sucursales, pero conservaron la cooperativa y el nombre. Con el aval de Cristina, pusieron en marcha su plan de negocios.


Vendieron en 1997, anticipándose a la debacle del fin de la convertibilidad, las cincuenta sucursales que supieron tener, pero nunca dejaron la cooperativa, ni el nombre, ni sus gerentes -lo que les aseguró disponer del know now- y desde el 24 de mayo volvieron a ser el Banco Bica. Ahora pusieron en marcha su ambicioso plan de negocios.
Para ello medió una reunión y una gestión directa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que pretende una alternativa para generar créditos para pymes con bancas regionales.

En tiempo récord, en lo que dura un llamado telefónico de la presidenta, se destrabó un pedido que la gente de Bica había presentado mucho antes, y actualizado reiteradas veces sin éxito.

Pero, autorizados a funcionar, y con la premisa de que en breve instalen líneas de créditos para pequeñas y medianas empresas, el Bica comienza a cumplir ahora con ese plan de negocios que incluye en el primer año la apertura de siete sucursales, una de ellas en Rosario.

Lo hacen -aclaran desde el flamante banco- “a media máquina” y con bajo perfil, con ciertos problemas, por ejemplo, por la dificultad que tienen para conseguir instalar cajeros automáticos, pues los pedidos para importarlos demoran un semestre por lo menos.

Pero ya cuentan con la que será sede principal del banco, en plena city de la capital santafesina, un moderno local que ya funciona en 25 de Mayo, a metros de la sede del Nuevo Banco de Santa Fe.

Pronto -en los próximos dos meses- seguirá la sede Santo Tomé, aprovechando el edificio histórico de la Cooperativa, frente a la plaza central de la ciudad que vio nacer al Bica en la década del sesenta.

Luego seguirán sucursales en Paraná -también prevista para dentro de sesenta días-, dos casas más en el norte de la ciudad de Santa Fe -en las comerciales Avenida Aristóbulo del Valle y Blas Parera-, Reconquista y Rosario. Esto sucederá en este segundo semestre, y se completará a principios del próximo año.

Tienen previsto también abrir más adelante una sucursal en el Puerto santafesino, una zona recuperada y de alto desarrollo inmobiliario y comercial.

El Banco llevará el nombre de siempre: Bica. Y respecto de la operatoria, según palabras de Norberto Michel, uno de sus directivos históricos, “arrancaremos tranquilos”, con depósitos, créditos personales y algún crédito para pymes. “Y luego iremos sumando operatorias y equipamientos“, anunció.

Comentarios