Con la mira puesta en la recategorización, la AFIP empieza a intimar a los monotributistas

El fisco nacional pondrá especial atención sobre los pequeños contribuyentes que decidan "saltar" varias categorías de una vez. Conozca los detalles de la nueva avanzada que busca terminar con el enanismo fiscal


La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) continúa con la avanzada que apunta a ponerle fin al “enanismo fiscal” que se registra en el padrón de los monotributistas.

El organismo a cargo de Ricardo Echegaray comenzará en los próximos días a disparar las primeras intimaciones que tienen como fin reforzar los controles.

Las mismas otorgan sólo 10 días al monotributista sospechado de evasión para presentar el descargo respectivo ante las autoridades tributarias a fin de acreditar que ya se ha regularizado la deuda reclamada.

Caso contrario, el “supuesto” incumplidor deberá ingresar en el mismo lapso -10 días-, el monto del impuesto adeudado. A dicho importe, se le deberán sumar los intereses resarcitorios y las multas que correspondan.

De no responder, la AFIP iniciará las acciones legales respectivas. Incluso, de tratarse de un valor elevado, la omisión podría encuadrar dentro del delito de “evasión agravada” que prevé penas de prisión de hasta 9 años.

Desde el fisco nacional esperan que los frutos de las intimaciones se vean en poco más de un mes, cuándo vencen dos obligaciones clave a cumplir por los pequeños contribuyentes: la recategorización cuatrimestral y el estricto régimen de información que abarca a quienes facturan más de $6.000 al mes.

Conocidas las intimaciones, el consultor tributario Alberto Romero aseguró que se trata “de una práctica mediante la cual la autoridad tributaria busca generar sensación de riesgo. En otras palabras, que los obligados sepan que, de no regularizar su situación, avanzará sobre ellos”.

Asimismo, desde el organismo a cargo de Ricardo Echegaray dieron a entender cuáles serán los contribuyentes que estarán en la mira. “Es saludable que los contribuyentes mejoren el nivel de ingresos, pero es sospechoso que lo hagan tan abruptamente“, señalaron oportunamente las fuentes vinculadas a la AFIP que fueron consultadas por iProfesional.com.

Es por ello que, ante la decisión de “sincerar” su situación fiscal, no son pocos los pequeños contribuyentes que optan por hacerlo de manera escalonada. Es decir, de a una categoría por cuatrimestre.

Cabe recordar que, de detectar que este comportamiento es, en realidad, una maniobra de ocultamiento, la AFIP obligará al monotributista a ingresar los montos de impuestos adeudados, intereses y multas que correspondan.

Múltiples vencimientos
Este proceso de control coincide con el de dos importantes vencimientos para los pequeños contribuyentes.

En primer término, cierra el plazo para gestionar la correspondiente recategorización cuatrimestral. El trámite consiste en actualizar la situación tributaria y el pago mensual respectivo en base a los ingresos brutos obtenidos, la superficie afectada a la actividad realizada, la energía eléctrica consumida y los alquileres devengados entre septiembre de 2011 y agosto de este año.

Complementariamente, a fines de septiembre, los pequeños contribuyentes que ganen más de $6.000 mensuales deberán informar la energía eléctrica consumida y los alquileres cancelados durante el último cuatrimestre.

Todo será confrontado contra indicadores de la situación fiscal respectiva que la AFIP posee en su base de datos sobre los distintos monotributistas. Entre ellos se destacan:

  • Consumos en tarjetas de crédito y débito.
  • Movimientos bancarios.
  • Declaraciones patrimoniales.
  • Pago de cuotas de colegios privados.
  • Inversiones en fideicomisos.

A estos fines, vale tener presente que el marco legal vigente establece que los pequeños contribuyentes, obligados por el régimen de información que reduzcan su facturación a menos de $72.000 anuales ($6.000 mensuales), igualmente deberán seguir informando, durante dos años más, los datos solicitados.

Marcelo Domínguez, consultor impositivo, explicó oportunamente que, de esta forma, “la AFIP busca evitar que los monotributistas de las escalas más altas evadan la obligación bajando de categoría”.

A fin de explicar el alcance de la herramienta, Domínguez precisó que “el régimen de información electrónica de ingresos y gastos le permite al fisco nacional evaluar la permanencia en el régimen simplificado de quienes están en las categorías más altas”.

“La solicitud de datos sistemáticos de las operaciones con los principales clientes y proveedores, y el requerimiento de los valores del alquiler del local comercial o del vehículo de transporte, permiten a la AFIP efectuar cruces informáticos entre ingresos y gastos de los distintos contribuyentes”, precisó el experto.

“Ello es así, a los efectos de evaluar si un monotributista puede permanecer en el régimen, o bien, si debe inscribirse en el IVA y en Ganancias por haber excedido los parámetros del régimen simplificado”, advirtió el experto.

Un seguimiento estricto de datos
Esta avanzada complementa el control más estricto sobre el gasto en servicios públicos de los monotributistas que puso en marcha el fisco nacional la semana pasada.

En efecto, la AFIP obliga desde este mes a las empresas de agua, gas, luz y telefonía -incluído celulares- a informar un minucioso detalle sobre las erogaciones correspondientes a los clientes.

Puntualmente, la reglamentación establece que las compañías deben proporcionar mensualmente los datos que corresponden a los usuarios que tengan un consumo igual o superior a los $1.000, o su equivalente cuando el período de facturación sea diferente al mensual.

Fuente: iProfesional

Comentarios