Tribunales de San Lorenzo

Condenan a otro integrante de banda narco que sembró terror en Bermúdez

Brian Daniel Landolfi Sosa era parte de la organización "Viejo González", al que condenaron por 20 años. Amenazaba a vecinos, policías y testigos en los juicios en contra de los integrantes de la asociación ilícita


Brian Daniel Landolfi Sosa, delincuente que protagonizó resonantes hechos policiales en Capitán Bermúdez y en la ciudad de Rosario, fue condenado a otros 6 años de prisión efectiva por integrar la asociación ilícita de Walter Viejo González, que operaba al menos desde julio de 2018 y estaba destinada a la comisión de crímenes, amenazas y demás ilícitos con el objetivo de imponerse en el territorio del narcomenudeo. En abril de 2018, Brian había firmado otro juicio abreviado por un año y medio de cárcel, en una causa de estafas en el rubro automotor por la que se ganó el mote del Rey del 08.

El fiscal Aquiles Balbis, a cargo de la investigación, le atribuyó a Landolfi haber ejecutado de propia mano hechos ilícitos de menor relevancia de la organización del Viejo González, tales como los amenazas calificadas contra el personal policial, haber amenazado a testigos para garantizar que los mismos se ausenten de juicios orales y públicos contra miembros de la organización, haber llevado adelante hechos de abuso de armas siguiendo las órdenes del Viejo González, a quien conoció compartiendo pabellón en la Unidad Penitenciaria de Piñero.

El 14 de julio a las 18.15 horas aproximadamente en calles Venezuela entre Puerto Rico y Puerto Argentino de Capitán Bermúdez, cuando Landolfi se trasladaba en una moto Yamaha YBR roja de su propiedad y que conducía un menor de edad, hasta dicho lugar siendo escoltado por un Fiat Siena color rojo también suyo y que conducía un hombre cuya identidad se desconoce, se dirigió a dicha zona para subir a la vereda en donde se encontraba J. B. lavando un auto y tras consultarle si en el lugar se hallaba presente otra persona, extrajo un arma de fuego con la cual le disparó al menos en siete oportunidades, causándole heridas en su pierna para luego retirarse del lugar. Por estos hechos se le achacaron los delitos de tentativa de homicidio agravada por uso de arma de fuego y por la participación de un menor de edad, y portación de arma de fuego de guerra, en carácter de coautor.

El 28 de agosto de 2018 a las 13.50 horas, en Rivadavia al 100 de la localidad de Bermúdez, cuando se trasladaba a bordo de un Peugeot 207 color negro que Landolfi conducía acompañado por un menor de edad, descendió y se acercó al teléfono público ubicado en la Cooperativa Telefónica con el fin de llamar a la central del Comando Radioeléctrico. Y siguiendo expresas instrucciones que le habían impartido efectuó amenazas para que móviles se retiren de barrio Copello.

Asimismo, también se le atribuye ese día alrededor de las 14.15 haberse trasladado en el Peugeot 207 hasta las inmediaciones de Catamarca al 200 de Bermúdez, acercó el rodado a escasa distancia donde se encontraba Oscar R. de 57 años y allí sin descender del vehículo, también cumpliendo órdenes, efectuó amenazas para que el Comando retire los móviles de Copello, mientras que su acompañante extrajo un arma de fuego y le efectuó un disparo causándole heridas en su pierna. Por dicho ataque se le atribuyeron amenazas coactivas agravadas por tener como propósito la obtención de alguna medida o concesión de un miembro del poder público del Estado y lesiones graves agravadas por el uso de un arma de fuego y por la participación de un menor de edad en carácter de coautor.

El 27 de agosto de 2018, a las 16.45 horas aproximadamente en Estanislao López al 300 de la localidad de Salto Grande, Landolfi se trasladaba en el asiento del acompañante del Peugeot 207 cuando se dirige junto a otras dos personas a un comercio y amenazaron a un empleado de dicho local para que le transmita al dueño que retire una denuncia en contra de un tercero.

Ese día también se le atribuyó haberse trasladado al local comercial ubicado dentro del camping Los Dos Puentes, y efectuar amenazas a una mujer para que retire la denuncia contra un tercero ya imputado, afectándola en su libre y normal determinación para decidir acciones que son propias del accionar de una víctima o testigo en dentro de la administración de justicia. Por este hecho se le achacaron los delitos de amenazas coactivas por obligar a otro a hacer algo contra su voluntad.

Comentarios