Tribunales de San Lorenzo

Condena al tío de Brandon: cumplió parte de la pena y sale pronto de la cárcel

En juicio abreviado sentenciaron a Diego Bay a tres años de prisión efectiva. A la banda de su sobrino le atribuyen los crímenes de Pecho Pérez y Runi Sánchez, perpetrados en mayo pasado en Barrio Norte.


Diego Marcelo Bay, tío del sindicado líder narco Brandon Bay, fue condenado a tres años de prisión como miembro de una banda liderada desde la cárcel de Piñero por su sobrino. A la organización narcocriminal conocida como Los Gorditos le atribuyen los crímenes de mayo pasado en zona norte de San Lorenzo, entre otros delitos.

La sentencia se conoció en el marco de un juicio abreviado celebrado este miércoles en Tribunales de San Lorenzo. Aunque se trata de una pena de cumplimiento efectivo, como Diego Bay lleva un tiempo con prisión preventiva quedó a un paso de recuperar la libertad, al cumplirse dos tercios del monto de la condena, explicaron fuentes judiciales.

El acuerdo abreviado fue presentado por la Fiscalía, aceptado por la defensa de Bay y luego firmado por el juez Juan José Tutau, quien ordenó también el decomiso de 88 mil pesos y una camioneta 4×4.

Según la investigación de los fiscales Matías Edery y Aquiles Balbis, una organización narcocriminal gobernada desde la cárcel de Coronda se propuso ganar territorio en la ciudad de San Lorenzo, por lo que diseñó un plan criminal para eliminar a la competencia.

Para poder sacar del medio a las bandas oponentes, los miembros de la banda de Bay compraron la voluntad de agentes de Seguridad del Estado, tanto efectivos de Gendarmería Nacional como de la Policía de Santa Fe.

Con esa estructura, la banda funcionó desde el 20 de agosto de 2019 hasta el 6 de mayo de 2020, fecha en que Brandon Bay fue imputado junto a otros 10 integrantes de la banda, según la Fiscalía.

A su organización se le atribuyó, siempre con el plan de ganar territorio para la comisión de delitos, haber incurrido en venta de drogas, robo de vehículos y a viviendas, y atentados contra las personas de toda índole: lesiones, amenazas y hasta homicidios. De hecho le achacan la responsabilidad en los crímenes de Gerardo “Pecho” Pérez y del adolescente Brian “Runi” Sánchez.

Según la teoría fiscal, Diego Bay era quien manejaba el dinero de la organización y decisiones vinculadas al control territorial como la provisión de municiones, siempre en busca de la expansión de la zona territorial para el accionar ilegal de la banda liderada por su sobrino Brandon.

Comentarios