Confirman caso de dengue autóctono en Rosario

La enfermedad afectó a una chica de 24 años y Salud Pública bloqueó nueve manzanas a la redonda de su casa. Se hizo una fumigación intradomiciliaria y aérea, descacharrado asistido y búsqueda de pacientes febriles.


La directora de Servicios de Información en Salud de la Municipalidad, Analía Chumpitaz, sostuvo ayer que entre las medidas preventivas para evitar un brote (ver aparte) la más importante, hoy por hoy, es “consultar con urgencia” al médico si aparecen fiebre sin resfrío, dolores articulares y musculares, rush o enrojecimiento de la piel.

Salud tomó conocimiento del caso recién anteayer, notificado desde el sector privado y confirmado “por prueba de serología”, dijo Chumpitaz, aunque falta todavía que el Instituto Maiztegui analice una segunda muestra para definir si se trató de dengue I, II, III ó IV.

La chica cursó la enfermedad con tratamiento ambulatorio, tuvo una “evolución muy favorable” y se encuentra en buen estado.

La presunción es que su mamá actuó como “nexo epidemiológico”, ya que antes de que ella contrajera dengue la mujer había regresado con síntomas de Paraguay, país donde existe un brote y del que este verano llegaron al menos dos personas contagiadas.

Cortar el círculo. El vector transmisor de la enfermedad es el mosquito Aedes aegypti, que circula en la ciudad. Por eso es fundamental evitar que el insecto pique a una persona con dengue, ya que en ese caso después podría contagiar a alguien sano y el virus comenzaría a circular localmente.

De hecho, en Rosario no se registraban casos de dengue autóctono desde el 2010. El año anterior había sido el de mayor cantidad de personas infectadas: 107.

En esa oportunidad los principales brotes se dieron en los barrios Godoy (el mismo donde ahora vuelve a registrarse un caso autóctono) y La Tablada, así como en Cabín 9, sobre el límite con Pérez.

Afortunadamente, Rosario dispone de tecnología para confirmar un diagnóstico de dengue “muy rápidamente”, en no más de 6 horas, recordó Chumpitaz.

Pero para poder aprovechar ese recurso (la técnica se llama PCR y permite identificar también el serotipo del virus) la persona debe realizarse el análisis dentro de los primeros cinco días de la enfermedad. Si no, queda el recurso de la prueba serológica, que es la que se le pudo practicar a la chica de barrio Godoy.

Hasta este nuevo caso, en lo que va de la temporada en toda la provincia se habían confirmado otros tres, pero todas las personas infectadas previamente presentaban “antecedentes de viaje”, explicó el titular de Epidemiología del sur provincial, Julio Befani, lo que llevó a catalogarlos como cuadros de dengue importado.

De todos modos, la aparición de un caso autóctono en Rosario “no varía en nada lo que ya se viene haciendo”, aseguró el funcionario. Esto es, tareas de concientización y prevención, y ante la aparición de un cuadro de dengue, operativos de bloqueo y de trabajo en territorio, de los que participan distintas áreas municipales y provinciales.

De hecho, anteayer mismo se desplegaron esos procedimientos en barrio Godoy. Hasta ahora, todos los casos febriles detectados dieron resultados negativos, aunque “los estudios continúan”, aclaró Chumpitaz.

Para evitar que, como en el 2009 y el 2010, se dé un brote de dengue en Rosario hay mucho por hacer: básicamente, eliminar los reservorios que puedan funcionar como criaderos de mosquitos, usar repelente y, sobre todo, consultar “de inmediato” al médico si aparecen síntomas. Esa es la medida “indispensable”, aconsejó Chumpitaz .

 

 

 

Comentarios