Capitán Bermúdez

Convivir con un monstruo: abusó de su hija por 10 años y la dejó embarazada

El fiscal Nicosia pidió 20 años de cárcel para Carlos Bernabé Vera por reiteradas violaciones a una de sus hijas desde los 9 hasta los 18 años, con quien, a su vez, tuvo un hijo

El 13 de abril pasado condenaron a Enrique Pochón a 20 años de cárcel por someter a su hija Bianca a violaciones, tormentos y amenazas de muerte hasta dejarla embarazada. Esta semana, con el comienzo del juicio oral y público seguido a Carlos Bernabé Vera, otro caso de abuso sexual de padre biológico conmociona a la localidad de Capitán Bermúdez.

En el juicio que se lleva adelante en Tribunales de San Lorenzo, el fiscal Maximiliano Nicosia también pidió 20 años de prisión efectiva para Carlos Vera, el albañil de barrio Villa Margarita imputado por abusar sexualmente durante 10 años de una de sus hijas hasta que la dejó embarazada. A raíz de los abusos nació un niño que actualmente tiene 5 años.

La víctima declaró en la audiencia del miércoles con el apoyo de miembros del Centro de Asistencia Judicial (CAJ), quienes la acompañan en el proceso judicial. Lo hizo ante el tribunal compuesto por los jueces Eugenio Romanini, Griselda Strólogo e Ignacio Vacca. El imputado y el resto del público debieron salir de la sala al momento de la declaración, preservando así a la víctima en su relato.

El fiscal Nicosia ofreció pruebas en la audiencia de este jueves. En primer lugar propuso el testimonio de una doctora de la Unidad Biológica Forense del Instituto Médico Legal.

La médica bioquímica confirmó que en diciembre de 2018 se tomaron muestras de ADN del niño, cuyo resultado arrojó que existen “un 99,99 por ciento de probabilidades de que el imputado sea el padre”. Según la profesional, “los resultados fueron concluyentes para acreditar el vínculo de paternidad”, aseguró.

Luego compareció ante el tribunal un pediatra del hospital Eva Perón de Granadero Baigorria que atiende al hijo de la joven abusada. Afirmó que el niño presenta dificultades respiratorias y reconoció llamarle la atención que su paciente requiriese internación en terapia intensiva antes de que cumpliera el año de vida.

El médico indicó que la vida del niño estuvo en riesgo y que luego de exámenes y consultas con un equipo interdisciplinario, arribaron al diagnóstico de que el hijo de la bermudense abusada sufría un problema del sistema inmunológico llamado “neutropenia febril y cíclica”.

El pediatra aceptó que dentro de esas inmunodeficiencias que padece el niño, “existía la posibilidad de consanguinidad”. Es decir un parentesco natural de una persona con otra que descienden de los mismos antepasados.

Asimismo refirió el pediatra que la víctima llegó a contarle a una médica residente que había sido abusada por un familiar. En una de las tantas consultas, le confesó al médico que tenía problemas legales con su padre, a quien le había impuesto una restricción perimetral.

Después una psicóloga del área de Niñez de la Municipalidad de Capitán Bermúdez declaró ante los jueces que el 8 de mayo de 2017, una de las hermanas de la víctima se presentó y denunció los hechos de abuso sexual. Contó que su padre abusó de su hermana desde los 9 años hasta los 18 años. Y confió que ella también fue víctima de abusos, relató la profesional en su declaración. Solicitaron la inmediata restricción de acercamiento para el acusado. “El padre ejercía un control interesado”, alertó.

Por último declaró una psicóloga del Centro de Asistencia Judicial (CAJ) que entrevistó a la víctima en octubre de 2020 junto a un equipo interdisciplinario. Aseguró que la paciente le reconoció haber sido “víctima de amenazas y hechos de violencia” por parte de su padre.

El nivel de manipulación de Carlos Vera hacia su hija era tan extremo que la mantenía amenazada con que “si ella contaba algo sus hermanitos se iban a quedar sin padre”.

Entendió la profesional que el imputado “ejercía una relación de absoluta sumisión y dominio”. Y consideró que “los problemas de salud que atraviesa el hijo puede tener su origen en el hecho del abuso”.

El fiscal Nicosia le atribuyó a Carlos Vera los delitos de abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado, por haber sido cometido por un ascendiente y por haber sido cometido contra un menor de 18 años, aprovechando la situación de convivencia preexistente en carácter de autor; solicitando la pena única de 20 años de prisión efectiva.