Corredores de cereales piden a agroexportadoras y acopiadores apoyo para ampliar el cupo exportable de maíz

El pedido para autorizar otras 3 millones de toneladas le fue comunicado al Ministerio de Economía argumentando que con ello “se mejorarán los precios de quebranto que hoy recibe el productor”


Una semana después de advertir la grave situación de la comercialización del maíz y enfatizar que sin soluciones inmediatas la producción futura se resentirá, el Centro de Corredores de Cereales de Rosario reclamó ampliar en otras 3 millones de toneladas el cupo exportable de maíz (el gobierno autorizó la venta al exterior de 4 millones de toneladas) a fin de incentivar la competencia entre los exportadores y “mejorar los precios de quebranto que recibe hoy el productor por su cereal”.

“El impacto de la reciente apertura será limitado y el precio que recibirá el productor continuará estando distante del razonable”, señalaron.

En ese sentido, las operaciones con el maíz en Rosario se ubican en torno a $ 870 la tonelada con descarga, lo que representa casi 23% menos que el Fas teórico o capacidad de pago de la industria, cuyo valor (elaborado por el Ministerio de Agricultura) se ubica en torno a los $ 1120 la tonelada.

“El maíz a $ 870 por tonelada, precio de oportunidad para el que compra y precio de quebranto?”, insistió la entidad, a la vez que recalcó “la tremenda incidencia del flete camionero, en la que en la ecuación precio/flete, el maíz, literalmente se pierde por el camino”.

Si bien celebraron la apertura para exportar 4 millones de toneladas extra del grano, enfatizaron que el impacto en el mercado de ese volumen “será limitado” y que el precio que recibirá el productor “continuará estando muy distante del razonable”.

“La única manera de revitalizar el mercado y que el productor tenga acceso, vía la sana competencia entre la oferta y la demanda, a un precio justo y cercano al Fas Teórico es ampliar hasta 7 millones de toneladas el saldo exportable del maíz”, remarcaron.

Además del pedido dirigido al gobierno, los corredores solicitaron a “todas las entidades, mercados y cámaras vinculadas a la producción, el acopio y la comercialización, que acompañen en reclamo ya que en el camino por recorrer no hay lugar para el silencio ni la indiferencia”.

A esto se suma el informe elevado la semana pasada por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) que de acuerdo con las encuestas a productores de la región núcleo “dan cuenta de una disminución drástica para la siembra del maíz, que comienza en menos de dos meses, proyectándose una caída de 40 por ciento interanual”.

La situación actual del maíz es similar a la del trigo. Ambos cereales son los más perjudicados en los últimos siete años por la estrategia oficial de autorizar a cuentagotas las exportaciones de los dos granos bajo la premisa de cuidar el abastecimiento interno.

Además de ese problema, este año se sumó la reducción de los precios internacionales de los commodities agrarios, que ronda el 25%, lo que junto con las retenciones que tributa el trigo (23%) y el maíz (20%), complicaron aún más la escasa rentabilidad de ambos cultivos.

Comentarios