¿Cuál es la diferencia entre tarjeta de crédito y débito?


Fuente: Unsplash

Sin duda, es importante conocer la diferencia entre una tarjeta de crédito y débito, saber cómo se obtienen y contar con toda la información necesaria para poder conocer qué significa tener a tu disposición estas herramientas financieras. 

Si estás dando tus primeros pasos dentro del mundo financiero, antes de conocer la diferencia entre una tarjeta de débito y crédito, es importante que conozcas qué es cada producto. 

¿Qué es una tarjeta de débito?

La tarjeta de débito es un plástico emitido por una entidad financiera que está vinculado a una cuenta bancaria. Al momento de pagar, el monto correspondiente se debita automáticamente de la cuenta relacionada.

Este tipo de tarjeta, es el producto financiero con el que las personas generalmente inician su relación con un banco. La gran mayoría, suele acceder a la misma debido a su trabajo, es decir, para recibir ahí sus honorarios. Otras personas, optan por contar con este producto para ahorrar o, incluso, para utilizar menos efectivo.

Cabe mencionar que la tarjeta de débito permite operar con la entidad a través de cajeros automáticos (consultar saldos, realizar depósitos o extracciones de efectivo, pagar servicios y enviar transferencias) y, a su vez, brinda la posibilidad de comprar en establecimientos físicos y también de realizar compras virtuales.

¿Se puede comprar con tarjeta de débito sin saldo?

La respuesta es no, aunque vale aclarar que algunas entidades permiten comprar o retirar dinero sin saldo para que luego este monto -más los respectivos intereses- sean descontados del próximo ingreso.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

La tarjeta de crédito permite realizar compras que se paguen a futuro. A diferencia de la tarjeta de débito, los fondos utilizados al momento de hacer una compra, no deben estar depositados previamente.

Las tarjetas de crédito permiten el financiamiento; es decir, habilitan pagos a distintos plazos y permiten realizar distintas compras pero sin la necesidad de desembolsar el total del pago en el instante. Cabe aclarar que toda compra realizada, está sujeta al límite concedido por el banco.

Fuente: Picjumbo

Para acceder a este tipo de tarjetas, hay ciertos requisitos específicos a cumplir; para su evaluación, la entidad financiera realiza un análisis del historial crediticio y busca identificar la capacidad de pago, teniendo en cuenta los ingresos de cada persona.

Dicha evaluación previa es muy importante dado que, al momento de hacer un pago con tarjeta de crédito, la persona contrae una deuda con el banco y, frente a esta situación, el mismo busca asegurar que el usuario vaya a tener ingresos o capacidad económica al momento de devolverla.

Vale aclarar que todo lo que se compre con estas tarjetas, implica un interés (a menos que el comercio cuente con pagos sin interés) más gastos administrativos. 

Es fundamental conocer que el importe por el cual el usuario se adeudó puede ser cancelado total o parcialmente; a su vez, no hay que perder de vista que la deuda pendiente siempre acumula intereses.

Diferencias entre tarjeta de crédito y de débito

Considerando la definición de cada uno de estos productos financieros, podemos asegurar que la principal diferencia entre una tarjeta de débito y una de crédito radica en el origen de los fondos que se utilizan.

Fuente: Unsplash

Siempre recordá que si querés pagar una compra con tu tarjeta de débito, vas a tener que contar con el dinero disponible para completar la transacción. En paralelo, en caso de que quieras realizar una compra con una tarjeta de crédito, considerá que vas a tener que pagar los servicios o productos con el dinero que te “preste” la entidad emisora y luego los vas a tener que devolver abonando tu resumen.

 ¿Cómo saber si una tarjeta es de débito o crédito?

Antiguamente, en las tarjetas de débito siempre figuraban los números de la tarjeta impresos, mientras que en las de crédito estaban en relieve. Ahora, la mayoría de las tarjetas disponen de los números en relieve. Por eso, en caso de tener dudas, siempre consultá al banco que corresponda.

Ahora que conocés las características y diferencias entre ambas, podés decidir con criterio de qué forma usar estas herramientas financieras. Con el correcto uso, ahorrá dinero y optimizá tus compras.

Comentarios