Marcha atrás

Dan de baja a los contratos para construir autopistas sobre las rutas 11 y A012

La Nación calificó los convenios PPP (Participación Pública Privada) como "ruinosos para el Estado". Los proyectos eran trascendentales para la región y el complejo sojero local


La región vuelve a retroceder en materia de infraestructura, en esta caso vial, y una posibilidad que aún estaba latente para transformar, regular y solucionar casi de manera definitiva el paso del tránsito pesado por Puerto San Martín, San Lorenzo, Ricardone y Timbúes, se hizo añicos.

Es que el gobierno nacional dio de baja todos los convenios formalizados para la construcción de senadas autopsias en los tramos de las rutas 11 y A012 en su paso por esta región.

Con ello también se pierden la posibilidad de realizar todos los accesos que desembocaría el paso de camiones da las terminales fabriles y portuarias instaladas en estas localidades que oportunamente la Provincia se había comprometido a ejecutar.

La gestión del presidente Alberto Fernández calificó de “fracaso y ruinoso para el Estado” los convenios de Participación Público Privada (PPP) que ideo y desarrolló el macrismo para la ejecución de dichas obras.

En conclusión, rescindió los contratos de los Corredores E y F con empresas que debían hacer o ampliar las rutas 9, 11, 33, 34, A-012 y la autopista a Córdoba.

Según argumentaron, hay irregularidades e incumplimientos de las concesionarias en sus compromisos. El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, señaló que ese modelo público-privado de la gestión macrista “fue un fracaso y era ruinoso para el Estado: beneficiaba al sector financiero y las obras prometidas no se hicieron”.

Además, agregó que sus costos “iban a ser el triple del que correspondía”.

“Estos contratos en dólares representaban un gigantesco negocio para unos pocos”, insistió.

Lo que el funcionario no afirmó es el llamado a nuevas licitaciones para que tales obras se lleven adelante. Directamente se anunció la rescisión de los contratos y punto.

Para la región, la noticia es un claro retroceso a años de gestiones incansables de dirigentes en los escritorios de Buenos Aires, allá donde atiende Dios y se decide el futuro del país.

Días atrás, el presidente estuvo en Puerto San Martín, participando de un acto en el corazón del complejo agroexportador local,

Evidentemente, ello no le significó nada Como tampoco que la región dispone del centro agroindustrial más importante del país y generador de las 3/4 partes (o más) de las divisas que hoy ingresan al país.

Para este viernes, se especulaba con su visita a Timbúes, en ocasión de habilitarse el ingreso del Belgrano Cargas a las terminales portuarias de esa jurisdicción. Tal posibilidad se desvaneció en virtud a las condiciones climáticas adversas que se esperan para entonces y posiblemente venga otro día. De ser así, será una excelente ocasión para que la diligencia local y provincial inicie sin perder tiempo un lobby para conseguir la realización de dicho proyecto.

“Soy el presidente porteño más federal que hubo”, parafraseó en Puerto San Martín. Esta es una muy buena ocasión para que lo ponga en práctica.

La construcción de dichas autopistas beneficiaría no sólo a los industriales, a los transportistas y a los productores agropecuarios (e indirectamente al estado mismo, pues a más ingresos de granos, beneficiado por las flamantes condiciones viales, más posibilidad d embarques habría y pro ende más divisas recaudaría), sino también a la población de las ciudades de esta región ya que se sacarían de encima al tránsito pesado.

Ricardone y Timbúes dejarían de lidiar a diario con el paso de los pesados rodados por el medios de su localidades, y para el caso de Puerto San Martín y San Lorenzo, la ruta 11 se transformaría en una avenida urbana.

Nada de todo eso, hoy es viable. Habrá que comenzar de cero otra vez…

 

Comentarios