Desamparado

Denuncian «abandono de persona» hacia trabajador portuario con problemas de salud

Ernesto tiene 15 años de antigüedad como estibador de la Cooperativa de Trabajos Portuarios. Hace un año que no le pagan sus haberes a pesar de tener carpeta médica y tan sólo recibe una especie de bono de 15 mil pesos del Supa.


Ernesto tiene 15 años de antigüedad como estibador de la Cooperativa de Trabajos Portuario de Puerto San Martín. En febrero del año pasado se le presentó un problema de salud y desde entonces dejó de percibir ingresos económicos a pesar de contar con carpeta médica. «Los viernes me daban 12 mil pesos y últimamente me estaban dando 15 mil. Pero yo perdí aguinaldo, vacaciones y bono de fin de año. El pago me lo hace el Supa, como una especie de ayuda social. No me alcanza ni para los medicamentos», reconoció el trabajador.

«Ernesto está afiliado del Supa (por el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos) pero no trabaja para el Supa. Tiene relación laboral y depende directamente de la Cooperativa de Trabajos Portuarios. Por lo tanto es la Cooperativa quien debe pagarle. Hace un año que no recibe sus remuneraciones. La Cooperativa tampoco cuenta con ART. Sí tiene una cobertura de autoseguro que desprotege a los trabajadores en caso de accidentes o enfermedades laborales», alertó Gabriel Filippini, abogado que asiste al trabajador portuario.

Según el letrado, más allá de que la causa se encuadre en un hecho de «abandono de persona», pide «un llamado a la reflexión» de los dirigentes que comandan la Cooperativa y el Supa. «No solamente vamos a judicializar el caso con las notificaciones laborales que corresponden, sino que también llamamos a la reflexión tanto a las autoridades de ambas instituciones», ratificó Filippini.

«Este sindicato lo posiciona a Ernesto como un trabajador que necesita asistencia médica, cobertura de la obra social y representación gremial, que el Supa debe darle a un estibador frente a este tipo de situaciones. Desde que empezó con problemas de salud nunca más le pagaron sus remuneraciones. Tampoco le cubrieron los montos básicos que el Convenio Colectivo de Trabajo obliga a las empresas a pagar a los trabajadores. Solamente le abonaron una especie de «bono», sin saber bajo qué concepto», cuestionó el abogado.

Ernesto tuvo que dejar de trabajar el 23 de febrero del año pasado por problemas en los dos pulmones. «Hace 15 años que laburo para la Cooperativa. En abril me dieron el alta con la condición de que solamente podía realizar tareas livianas. Fui a hablar al Supa y me dijeron que las tareas livianas no eran para mí, sino que tenía que volver a trabajar arriba de un barco», contó el trabajador en diálogo con SL24.

«Yo hacía todos trabajos de carga de cereal y fertilizantes. Me la pasaba laburando y ahora no puedo hacerlo. Cuando voy a buscar algún medicamento a la obra social, la chica que me atiende me dice que no pueden dármelo porque tengo pocos aportes. Estuve 15 años trabajando para la Cooperativa», reclamó Ernesto.

«Lo grave es que algunos médicos le reportaron inconvenientes en las prestaciones por la falta de aportes. Hoy se encuentra sin cobertura plena de obra social y también con problemas de autorizaciones de estudios y de compra de medicación. Por ejemplo tuvo que pagar 8 mil pesos por un medicamento», apuntó Filippini.

«Sabemos de los cambios de autoridades en la Cooperativa y en el Supa. Y esos cambios siempre tienen que venir para reforzar los derechos de los trabajadores. También para mejorar las condiciones laborales. Incluyendo el cumplimiento del pago de sus haberes. Hoy Ernesto sufre las consecuencias directas de tantos años en los que no se les dio prioridad a cuestiones de seguridad y salud. Estas nuevas autoridades tienen que defender los intereses de los trabajadores», insistió el abogado que defiende al estibador.

Comentarios