Descubren que un hogar de niños entregaba a los chicos sin autorización

La Casa del Sol Naciente, de Bigand, fue intervenida por la Dirección Provincial de Niñez debido a irregularidades, ya que la directora autorizó a al menos cuatro matrimonios a llevarse nenes sin cumplir ninguno de los pasos legales.


El escándalo de una pareja de Bigand que se negó ayer a entregar a un niño de dos años desnudó las irregularidades cometidas por el hogar «La casa del sol naciente», cuya directora, Susana Schell, autorizaba que las parejas se «llevaran a la casa» a niños sin ningún aval de la Dirección Provincial de Niñez, ni del Juez actuante. Ayer, cuando funcionarios de Niñez quisieron hacer cumplir la orden del juez de Familia de San Lorenzo, Marcelo Escola, una pareja insultó y amenazó a los trabajadores de Niñez. El nene, de dos años, estaba alojado en la institución de Bigand por una medida excepcional de protección, y esta pareja comenzó a llevarlo a la casa a pasear, para luego mudarlo con ellos. Como agravante, este niño fue separado de su hermano de ocho años, internado en el mismo hogar. Por esta situación y otra muy similar, con tres hermanitos, la Casa del Sol Naciente fue intervenida hace pocos meses por la provincia, y hoy está a cargo de María Eva Castro. En el caso de este niño en particular, el juez Escola firmó ayer una resolución que entrega la guarda preadoptiva a una familia de Rosario, inscripta en el Ruaga, la que también se hará cargo del hermano mayor.

La directora provincial de Niñez, Fabiola Piemonte, presentó ayer la denuncia ante la fiscal Lorena Aronne por incumplimiento de una decisión judicial y agresiones contra la pareja que no respetó lo dispuesto por el juez de Familia de San Lorenzo.

En la resolución de Escola queda claro que «el mencionado Hogar fue intervenido a partir que se detectaran irregularidades como la presente, ya que no es el único caso en el que los niños salían del hogar sin que lo supiera la Dirección de Niñez, ni los juzgados donde se tramitaban las causas». De hecho, el mismo juez determinó el 26 de junio pasado que tres matrimonios devolvieran a tres hermanos pequeños que habían sido llevados con la misma metodología irregular del hogar de Bigand. El juez decidió entregarlos juntos en guarda preadoptiva a una sola familia para resguardar el vínculo.

Una vez que ya tenía al nene en su casa, la pareja que ayer se negó a entregarlo fue al juzgado de Familia de Casilda para pedir una «guarda con fines asistenciales» del nene. Afirmaron que la presentación era para «dar marco legal a la situación de hecho» pero admitieron saber que el nene estaba con una medida excepcional de protección y entonces, no podían llevarlo del hogar sin una decisión de la Dirección de Niñez. «Todo lo hecho fue con pleno conocimiento de lo que hacían y que tenía como objetivo lograr la adopción del niño, por una entrega hecha desde el hogar de manera ilegal, y mientras se encontraba en trámite la medida de protección excepcional», argumentó Escola.

Incluso, cuando la interventora del Hogar les informó que habían actuado mal, y que ellos no podían tener al niño consigo, el hombre contesta: «Acá siempre pasó», en relación a la entrega irregular de niños.

Escola lo describe en su resolución: «Con el acuerdo de Susana Schell, directora del hogar, y aprovechando sus funciones de ‘colaboradores’, todo lo cual les permitía tener acceso directo, diario y permanente con los chicos institucionalizados, es cuando, literalmente, eligieron a un niño ‘desde lo humano’, que cubriera sus gustos, y con la connivencia de la nombrada directora, contra todas las disposiciones al respecto, se lo llevaron a su casa y entendieron que de esa manera crearían un vínculo, que con el correr del tiempo y teniendo de esa manera al nene (como una cosa), lo adoptarían, ya que ante el hecho consumado obtendrían lo que legalmente no habían conseguido».

La medida del juez puede resultar antipática para quienes escuchen los argumentos de la pareja sobre el amor que brindaron al niño, pero es absolutamente legal. Lo actuado por la pareja de Bigand ?y antes por tres mnatrimonios de Bigand, Bombal y Villa Mugueta? se encuadra dentro del delito de apropiación de menores. A veces, el recurso al amor esconde el desconocimiento de los derechos de niñas y niños, por ejemplo, a su identidad, y a preservar sus vínculos con sus hermanos.

Fuente: Rosario12

Comentarios