Descubrieron una quinta luna en Plutón

El nuevo cuerpo, denominado P5, presenta una forma irregular, una extensión de entre unos 10 y 25 kilómetros y gira en una órbita de 95.000 kilómetros, en el mismo plano que los otros satélites de Plutón


El mítico telescopio espacial Hubble ha hecho posible otro gran hallazgo astronómico: el descubrimiento de una nueva luna que orbita Plutón, la quinta que se detecta en torno a este ex planeta, que en 2006 fue rebajado a la categoría de ´planeta enano´.

Según informa la NASA en un comunicado, la nueva luna tiene una forma irregular y una extensión de entre 10 y 25 kilómetros desde un extremo a otro. En las imágenes enviadas por el Hubble, la luna se ve como una pequeña mota blanca, y los astrónomos calculan que realiza una órbita alrededor de Plutón con un diámetro de 95.000 kilómetros, en el mismo plano que los otros satélites del planeta enano.

A los investigadores de la agencia espacial les ha sorprendido que un astro tan pequeño como Plutón tenga un sistema tan complejo de satélites. El nuevo hallazgo proporciona nuevas claves para comprender cómo se formó y evolucionó el planeta enano y sus lunas.

La teoría con más peso entre los expertos es que las lunas de Plutón son los restos de una colisión entre el planeta enano y otro objeto del cinturón de Kuiper, en los confines del Sistema Solar, hace miles de millones de años.

Charón, la luna más grande de Plutón, se descubrió en 1978. Las observaciones del Hubble desvelaron en 2006 la existencia de otras dos pequeñas lunas, Nix y Hydra, y otro satélite, conocido como P4, también fue detectado por el telescopio espacial en 2011.

La quinta luna recién descubierta se ha denominado de momento como P5, y fue detectada por una de las cámaras del Hubble en múltiples imágenes obtenidas en las últimas semanas, a finales de junio y principios de julio.

La sonda New Horizons de la NASA se encuentra en estos momentos viajando rumbo a Plutón, y está previsto que llegue a su destino en 2015, para obtener las primeras imágenes detalladas del planeta enano y sus lunas. Este sistema es tan diminuto, y se encuentra tan lejos, que incluso un telescopio tan potente como el Hubble sólo puede captar algunos pequeños detalles de su superficie

Galaxias Oscuras
Por otra parte y en tren de descubrimientos, por primera vez se han detectado galaxias oscuras, una etapa temprana de la formación de la galaxia, predicha teóricamente, pero nunca observada hasta ahora. Estos objetos son, esencialmente, galaxias ricas en gas que no contienen estrellas. Utilizando el telescopio Very Large Telescope de ESO, un equipo internacional ha detectado estos evasivos objetos observando su brillo al ser iluminados por la luz de un cuásar.

Las galaxias oscuras son pequeñas, galaxias del universo temprano ricas en gas, muy ineficientes a la hora de formar estrellas. Su existencia se predijo en las teorías que tratan la formación de galaxias y se cree que son los ladrillos básicos de las actuales galaxias brillantes y cargadas de estrellas. Los astrónomos creen que han debido alimentar galaxias de mayor tamaño con gran parte del gas que más tarde formó las estrellas que existen actualmente.

Ya que están privadas de estrellas, estas galaxias oscuras no emiten mucha luz, lo que las hace muy difíciles de detectar. Durante años, los astrónomos han intentado desarrollar nuevas técnicas con el fin de confirmar la existencia de estas galaxias. “La solución al problema de detectar una galaxia oscura era, simplemente, arrojar un poco de luz sobre ella.” explica Simon Lilly (ETH Zurich, Suiza), coautor del artículo.

Fuentes: El Mundo – NASA

Comentarios