Los nuevos tiempos

Desde Rosario, los concejales analizan el desembarco de Uber en la región

Hay un proyecto para regular este sistema de transporte urbano. Si se traduce en ordenanza, podría replicarse en el resto del conglomerado de la urbe


Los concejales de Rosario tienen en estudio un proyecto que impulsó la edila Renata Ghilotti y que tienen como principal objetivo regularizar el funcionamiento del servicio que brinda Uber, en esa localidad.

La propuesta está en la comisión de Servicios Públicos y su sola mención ya generó polémicas, especialmente por parte de los taxistas que se niegan a que dicho servicio se avalado.

La concejal destacó que lo que se pretende es “avanzar en una regulación que, sin perjudicar al resto de los sistemas, permita generar empleo, inversiones y nuevos fondos para mejorar el servicio de taxis”. Es más, se mostró convencida de que este reclamo “lo comparten la mayoría de los rosarinos”.

A su entender, “estas aplicaciones se imponen en la sociedad por su uso, y la insistencia de algunos en seguir buscando el momento político indicado solo sirve para perder el tiempo”.

El proyecto se compone de un total de 33 artículos entre los que se destacan la creación de una tasa especial por prestación del servicio de transporte privado de personas a través de aplicaciones que será destinada al Fondo Compensador del Transporte y al sostenimiento del sistema público de taxis.

También contempla un nuevo esquema de exigencias mayores en cuanto a características de las unidades y la salvedad de que, bajo ningún concepto, podrán operar directamente en vía pública y su utilización estará circunscripta a las contrataciones mediante plataformas.

Vale indicar que de conformarse en una ordenanza, su aplicación podría tener rebote en el resto de las localidades del conglomerado.

En el caso de San Lorenzo hay una organización que nuclea a propietarios y peones que hicieron público su rechazo, días atrás, y solicitaron al municipio que prohíba de plano su circulación por las calles de la ciudad.

Fuente: La Capital

Comentarios